Acerca del “sueldo” de obispos argentinos

Por: Antonio Baseotto

Comparte

Ante declaraciones y publicaciones sobre un “sueldo” que el Estado argentino asigna a los obispos, creo necesarias algunas aclaraciones.
1) No es un sueldo, es una restitución del Estado por los bienes de la Iglesia Católica de los que se incautara en tiempos del ministro Bernardino Rivadavia en 1823.
2) No es un sueldo “para” el obispo, sino para que este pueda mantener la diócesis. Y aclaro: en 1823, Rivadavia, cuando la jerarquía católica estaba en una etapa de transición (por la independencia, etc.), se apoderó de las propiedades y los bienes de la Iglesia Católica y se comprometió en nombre del Estado a administrarlos y hacerse cargo del mantenimiento de aquella. Los “bienes” de la Iglesia de entonces, y teniendo en cuenta solo los de ahora en la Capital y alrededores, se cotizan (la superficie de los terrenos) en unos 6000 millones de dólares. Esto según un estudio reciente de una inmobiliaria. Cuando fuera presidente Avellaneda se revisó la situación, con la intención de pagar el costo de los bienes incautados, e hizo el comentario de que tal medida traería una fuerte sacudida al Tesoro nacional. Algunos de los inmuebles son: toda la zona de la Recoleta (que perteneciera a los franciscanos recoletos); la Chacarita (la chacrita que fuera de los jesuitas, que tuvieron para mantener sus obras); terrenos de San Telmo, propiedad de los betlemitas, que tenían el hospital para gente pobre y las quintas (chacras) servían para el sustento del hospital, y unas cuarenta propiedades más (Parque de Agronomía, parque Las Catonas, hoy parte de Campo de Mayo, etc.). Son solo unos ejemplos. Y dejamos constancia de que el Estado argentino ha seguido aportando los fondos, solo interrumpidos durante las etapas de enfrentamiento con la Iglesia (1955, por ejemplo). Lo que significa que reconoce la deuda contraída. Cosa totalmente distinta es el “sostenimiento del culto católico” de la Constitución. Sostener no es, en este contexto, en lo económico, sino en los principios que regulan e inspiran las instituciones del Estado: educación, costumbres, legislación, etc. Aquí cabe el tema del aborto? En cuanto a la asignación económica (recalco) la pone el Estado en manos del obispo naturalmente para su manutención, pero también para las obras de la diócesis.

Estuve 27 años en la diócesis de Añatuya (la más pobre del país en aquel entonces). El dinero que recibíamos iba a la caja común para el mantenimiento del obispo, el personal que trabaja con él, las obras (hogares de ancianos, niños, discapacitados, escuelas, etc.). En las demás diócesis la situación es similar y, consiguientemente, el destino de la asignación al obispo. Cada una tiene sus propias características, como es natural.

Espero que estas líneas ayuden a clarificar algo la confusión.

* Ex-obispo de Añatuya y obispo castrense (emérito)

Francisco y su mensaje a los jóvenes

ENCUESTA DEL MES

Despenalización del aborto: ¿Cómo cree que será la votación del proyecto en la Cámara de Diputados?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Creo y por eso hablo - Viviana Endelman Zapata - Edit. Dunken

Creo y por eso hablo - Viviana Endelman Zapata - Edit. Dunken

Un diálogo respetuoso y testimonial con quienes no tienen fe

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

El desafío de transmitir la Buena Noticia en la cultura digital

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Bergoglio, el pueblo y el populismo

Por: José María Poirier *