Entre el cielo y la tierra

El carnaval y la cuaresma

Por: P. Guillermo Marcó

Comparte

Inmediatamente concluido el carnaval, comienza el tiempo de Cuaresma.

El carnaval tuvo su origen en la fiesta de los saturnales que se celebraban desde tiempo inmemorial en Roma. Una vez al año antes de conmemorar el inicio del “cosmos” se volvía al “caos primigenio”, se alteraban las relaciones familiares y cubiertos de máscaras -para no ser conocidos- hombres y mujeres se entremezclaban en una orgía colectiva. Hoy tenemos carnaval sin cuaresma, falta el contrapeso para reconocer la totalidad de nuestra condición.

El miércoles de ceniza nos recuerda la pobreza de nuestra humanidad, aunque pretendamos eternizarnos, ser siempre jóvenes y poderosos, vamos a volvernos al polvo del que fuimos tomados: “recuerda que eres polvo y al polvo volverás”, dice el sacerdote mientras impone la ceniza sobre la cabeza de los fieles. Tenemos cosas de que arrepentirnos individualmente y como sociedad, a diferencia de los soberbios que se creen perfectos y sin errores, que nunca rectifican sus acciones y se comportan pedantes con los demás, el hombre religioso, tiene esta oportunidad para intentar corregir si se ha desviado del buen camino.

Comunitariamente tenemos cosas que rectificar también, sobre todo en cuanto el tema de la  indiferencia, la desigualdad, el odio y la venganza.

Cuando Dostoiewski escribió: “Crimen y Castigo”, Raskolnikov, -el protagonista de la obra- se yergue como un superhombre y pretende situarse por encima del bien y del mal. Para demostrarlo, comete un homicidio. Y así se convence que no debe acatar ninguna ley moral. En su lucha por conquistar esa impasibilidad que lo exime del pecado, no puede sobreponerse  a su conciencia, que desde lo hondo de su espíritu le dice que es un criminal.

Todos tenemos nuestro lado oscuro, solo quién se enfrenta al abismo de su pobreza con verdadera humildad puede reconocerlo. La cuaresma nos ofrece esa oportunidad, es un tiempo para la conversión, personal y comunitaria para que la luz de la gracia venza a las tinieblas en nuestro interior.

Cinco años de la renuncia de Benedicto

ENCUESTA DEL MES

¿Cree que el obispo Barros encubrió los abusos del padre Karadima?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

¿Quién soy yo para juzgar? - Papa Francisco - Editorial Origen

¿Quién soy yo para juzgar? - Papa Francisco - Editorial Origen

Una invitación a reflexionar sobre temas de la realidad social desde la tolerancia y la compasión

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

El desafío de transmitir la Buena Noticia en la cultura digital

El primer amor del mundo – Fulton J. Sheen – Editorial Lumen

El primer amor del mundo – Fulton J. Sheen – Editorial Lumen

La vida de la Virgen María como ideal de mujer y madre elegida por Dios

Orando con el Cura Brochero – Santiago Olivera- Editorial Ágape

Orando con el Cura Brochero – Santiago Olivera- Editorial Ágape

La particular forma de rezar del Cura gaucho donde se descubre su profunda espiritualidad

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Bergoglio, el pueblo y el populismo

Por: José María Poirier *