¿Existe el "voto católico"?

Por: Felipe Medina

Comparte

Octubre es un mes clave para definir las corrientes políticas que regirán los destinos de la Nación, ya que todos los ciudadanos en edad de votar, sea por obligación o decisión voluntaria, como el caso de los adolescentes-jóvenes, estamos invitados a la fiesta de la democracia. Estamos llamados a elegir libremente a quienes queremos que sean nuestros representantes.

El voto secreto habla de la profundidad de la libertad de conciencia a la hora de votar y se simboliza en el cuarto oscuro, donde nadie te ve.

Existe el voto a conciencia, porque la libertad se ejerce desde el santuario mayor de la persona humana, su conciencia,  donde se armonizan el corazón y la inteligencia.

Y ese ejercicio de la libertad es tan único, que nadie debe pretender imponer un criterio propio, ajeno a la conciencia personal. Es un acto de suprema responsabilidad, de tal modo, que quien pretenda condicionar la libertad de conciencia incurre en un acto de abuso de poder.

Los partidos políticos y los candidatos tienen su tiempo reglamentado por ley para exponer sus propuestas o ideas a través de la comunicación personal o tecnológica y a partir de allí, el ciudadano deberá discernir que le conviene más a la Patria o a su familia.

Ningún jefe o patrón puede imponer,  con amenazas o con promesas de trabajos o ascensos,  la elección del los candidatos. Mucho menos, un religioso, sacerdote o pastor debe intentar imponer sus criterios bajo amenaza de pecado, porque estaría realizando un verdadero acto de abuso de conciencia.

Hace unos días apareció publicada una carta de sacerdotes por la opción por los pobres, que no son los sacerdotes villeros que viven con el pueblo, pidiendo a la gente que no vote a los candidatos del  actual presidente por oponerse al proyecto de gobierno de la ex presidente, en una pretensiosa sugerencia paternalista a un pueblo que considera poco pensante y poco maduro para decidir por sí mismo. Su análisis socio político no es distante de la realidad, y algunos puntos podemos compartir, pero nunca el de inducir el voto a favor o en contra de determinados candidatos. Así sea una carta pro Mauricio Macri, no es justo, no es coherente con el Evangelio ni la doctrina de la Iglesia propuesta en sus documentos últimos. Es usar la autoridad y el prestigio de la institución católica al servicio de sus propias ideas o ideología.
La democracia es una fiesta de la libertad, de toda la ciudadanía. Con el paternalismo religioso de cualquier confesión, los religiosos incumplen gravemente su misión al pretender determinar el voto. No existe un voto confesional, de cualquier religión que sea.

Los religiosos pueden dar elementos generales para orientar acerca de valores o principios. El voto no tiene religión, tiene valores, principios y pautas que tienen que ver con la justicia, la paz, la verdad y la libertad. El Compendio de la Doctrina social de la Iglesia señala, en el nº 424: “El deber de respetar la libertad religiosa impone a la comunidad política que garantice a la Iglesia el necesario espacio de acción. Por su parte, la Iglesia no tiene un campo de competencia específica en lo que se refiere a la estructura de la comunidad política: La Iglesia respeta la legítima autonomía del orden democrático; pero no posee título alguno para expresar preferencias por una u otra solución institucional o constitucional”.

No existe, entonces, un ‘voto católico’, al que el creyente deba estar obligado bajo pena de cometer un pecado si no sufraga de ese modo, dirá Monseñor Frassia, obispo de Avellaneda , en una seria advertencia al clero para que no se inmiscuya en las cuestiones políticas.  Existe el voto en conciencia. Sociológicamente podría haber un voto en el cual muchos católicos se encontrasen más cómodos que en otro. Pero ello no justificaría que se hablase de voto católico, ni obligaría a todos los católicos a votar de esa determinada manera.

Se puede pastorear la conciencia, las religiones tienen pautas para formar la conciencia hacia el bien y los valores de convivencia y defensa de la dignidad personal y los valores trascendentes, pero nunca, nunca se debe inducir en aquellos actos que hacen al ejercicio de la propia libertad y la responsabilidad para construir la Patria.

Al fin y al cabo, en el cuarto oscuro nadie te ve.

*Licenciado en Ciencias Religiosas

El Papa llama a defender los derechos de los trabajadores

ENCUESTA DEL MES

Pedofilia: ¿Que acatamiento tiene la tolerancia cero que impulsa el Papa?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Maimónides - Mario E. Cohen - Edit Científica y Literaria de la Universidad Maimónides

Maimónides - Mario E. Cohen - Edit Científica y Literaria de la Universidad Maimónides

Una obra de divulgación actualizada del gran sabio hispano judío.

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

El desafío de transmitir la Buena Noticia en la cultura digital

El primer amor del mundo – Fulton J. Sheen – Editorial Lumen

El primer amor del mundo – Fulton J. Sheen – Editorial Lumen

La vida de la Virgen María como ideal de mujer y madre elegida por Dios

Orando con el Cura Brochero – Santiago Olivera- Editorial Ágape

Orando con el Cura Brochero – Santiago Olivera- Editorial Ágape

La particular forma de rezar del Cura gaucho donde se descubre su profunda espiritualidad

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Bergoglio, el pueblo y el populismo

Por: José María Poirier *

Un pueblo adulto, no un rebaño.

Por: P. Jorge Oesterheld