La Iglesia en la Argentina en medio de una tormenta perfecta

Por: Sergio Rubin

Comparte

El debate sobre la legalización del aborto trascendió la controversia entre quienes afirman que la vida comienza desde la concepción y quienes reivindican la libertad de la mujer de disponer de su cuerpo, al derivar en un cuestionamiento al papel de la Iglesia católica en el país. Por eso, ni bien el proyecto fue rechazado en el Senado crecieron las voces demandando la separación (en rigor, la poca "unión" que queda) entre la institución religiosa y el Estado, y hasta grupos feministas lanzaron una campaña de “apostasía colectiva”.

No es que todos los que apoyaban el proyecto protagonizaron la ofensiva contra la Iglesia católica, pero los sectores más duros lograron que en alguna medida quedara en el banquillo de los acusados. De pronto, como dijo el presidente del Episcopado, el obispo Oscar Ojea, se volvió “políticamente incorrecto” hablar bien de ella, como si nada de lo que hiciera fuese positivo para el país e, incluso, para los propios fieles. Lo mejor que podría hacer, sería la conclusión, es recluirse en sus templos.

El vendaval obligó, por lo pronto, a la Conferencia Episcopal a decidir “reemplazar de modo gradual” el aporte económico del Estado, un flanco débil de la institución porque hace rato que debió hacerlo para observar el principio de que los fieles sostienen a su culto (y porque representa apenas el 7 % de su presupuesto). El gesto, sin embargo, perdió brillo a los ojos de la sociedad, ya que una cosa es hacerlo espontáneamente y otra bajo la presión de las críticas y los reclamos.

Los cuestionamientos a la Iglesia se sumaron a los que venía recibiendo el Papa Francisco por su supuesta simpatía por el kirchnerismo –y por carácter transitivo, por su presunta antipatía con el macrismo-, que Ojea describió como “ataques desde dentro y desde fuera” de la comunidad católica con una dureza, dijo, no tienen precedentes. Sin olvidar la vandalización de numerosos templos a lo largo y a lo ancho del país (sólo en la ciudad de Buenos Aires fueron 23).

Es cierto que miembros de la Iglesia dieron pasos muy controvertidos. Principalmente, que el titular de la Pastoral Social, el obispo Jorge Lugones, recibiera al sindicalista Hugo Moyano al día siguiente de que un fiscal pidió la detención de su hijo Pablo. O que el arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, oficiará una misa frente a la basílica pedida por gremios muy críticos del Gobierno y a la que asistieron conspicuos kirchneristas.

De hecho, el propio Ojea reconoció “errores e imperfecciones” de integrantes del clero “como tiene cualquier ser humano”. Pero también defendió la opción de la Iglesia por estar particularmente cerca de los más pobres. E incluso admitió que la institución se desenvuelve en el marco de “un cambio cultural muy importante que la obliga a adaptar el lenguaje, los modos y el corazón a la hora de anunciar el Evangelio”.

Lo cierto es que la Iglesia católica no la tiene fácil. Es verdad que hace tiempo que el secularismo (relegamiento de lo religioso al templo) se viene abriendo paso en el mundo, especialmente en Europa. Pero en la Argentina esos vientos no eran tan fuertes. Ni tampoco los cuestionamientos, tan virulentos. La polarización ideológica que atraviesa el país y el debate sobre el aborto obraron de promotores.

Si a ello se agregan los casos de abuso cometidos por miembros del clero, la tormenta parece perfecta.

Así las cosas, el desafío para la Iglesia argentina es enorme.



Video del Papa: Al servicio de la transmisión de la fe

ENCUESTA DEL MES

¿Deben las personas de tendencia homosexual acceder al sacerdocio?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

La tilma de la Morenita - Claudio Perfetti - Edit. Paulinas y Santa María

La tilma de la Morenita - Claudio Perfetti - Edit. Paulinas y Santa María

Breve antología de los principales documentos sobre la Virgen de Guadalupe

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Herramientas para que los adultos puedan responder ante este delito

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Bergoglio, el pueblo y el populismo

Por: José María Poirier *