Francisco ante el año electoral que comienza en su país

Por: Sergio Rubin

Comparte

Un año electoral clave para el futuro del gobierno que encabeza Mauricio Macri está comenzando. En caso de que el oficialismo gane las elecciones legislativas de octubre podrá afrontar con vigor los enormes desafíos que afronta y, de paso, allanar el camino a la reelección del presidente. Por el contrario, una derrota  complicaría su gestión, de por sí complicada por no tener mayoría en las cámaras, un peronismo severo en la oposición y un frente social muy activo. De paso, los comicios –sobre todo si se presenta como candidata a legisladora Cristina Kirchner-  permitirán comprobar si la ex presidenta tiene chances de volver o si su proyecto político queda sepultado.

En ese contexto, cualquier palabra o gesto del Papa de aquí a las elecciones será visto con lupa. Se sabe que una de las aficiones de los argentinos más politizados es seguir al milímetro los movimientos de Francisco respecto de su país. De hecho, la figura de Jorge Bergoglio en la Argentina quedó reducida para estos sectores a un mero actor político, sin la dimensión espiritual. No es que algunas actitudes del Papa no puedan leerse políticamente –y, de hecho, tienen una carga política-, pero una visión excesivamente política puede ser distorsiva, especialmente cuando va acompañada de marcados prejuicios, como viene ocurriendo.

Como se ha dicho hasta el cansancio, el gran interés de Francisco es que a la Argentina le vaya bien. O sea, que haya menos pobres y más paz social, menos corrupción y más calidad institucional, menos enfrentamientos y más armonía en la pluralidad. Así, Bergoglio se preocupó para que Cristina cumpliera su mandato y lo hiciera sin grandes convulsiones. Lo que conllevó que, a pedido de ella, la recibiera varias veces en el Vaticano, lo que disgustó a muchos opositores -y una parte de la sociedad-, algunos de los cuáles consideraron absurdamente que lo hacía porque “es peronista”.

Los ánimos de esos críticos al Papa se caldearon más cuando Francisco recibió con gesto adusto a Macri en la primera visita que este le hizo como presidente. Y porque sólo le concedió 22 minutos. Más allá de los estilos diferentes de ambos, aquellos no repararon que Jorge Bergoglio consideraba que un sector de macrismo lo desprecia y que el tiempo de la reunión guardaba relación con una visita oficial, carácter que el propio gobierno había pedido. Lo que para la Santa Sede, dicho sea de paso, confirmaba que un sector del gobierno quería verlo a Francisco lejos de los avatares de su país.

Pero las cosas cambiaron con el paso del tiempo. Macri ajustó el vinculo de su gobierno con el Papa. Y Francisco se convirtió en un gran aportante a la paz social en su país. La Iglesia en la Argentina logró que la CGT postergara un paro y convirtiera al gobierno de Macri en el primero en terminar su primer año sin sufrir una huelga general. Paralelamente, los obispos alentaron un acuerdo entre el gobierno y los movimientos sociales, que posibilitó que se transitara fin de año sin grandes tensiones sociales, un temor que recrudece ante la llegada de las tradicionales fiestas.

Esta actitud del Papa de por sí debería despejar cualquier duda sobre la neutralidad de Francisco ante las elecciones. Más aún: algunos que lo vieron en los últimos meses dicen que Jorge Bergoglio considera que lo mejor para el país es que el oficialismo gane las elecciones porque, de lo contrario, todo se complicaría. Otro cantar serán las elecciones presidenciales de 2019.  Así, aquellos oficialistas o antikirchneristas deberían observar con tranquilidad el “frente papal”. ¿Pero lo interpretarán así?

El problema es que los resquemores, prejuicios e, incluso, el anticlericalismo de algunos macristas puede meter ruido en la relación. Al igual que algunos hombres que se dicen cercanos al pontífice y que son poco prudentes a la hora de opinar sobre el gobierno y el vinculo de Francisco con la Casa Rosada. Pero que perdieron fuerza, se asegura, en el entorno papal. Francisco es consciente de todo ello. Pero no olvida su objetivo: que a los argentinos les vaya bien.

Reencuentro con uno de los 12 refugiados que el Papa hizo traer

ENCUESTA DEL MES

¿Cree que el Papa será un freno a las desmesuras de Trump?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Enigmas de la Biblia 17 - Ariel Alvarez Valdes - Editorial San Pablo

Enigmas de la Biblia 17 - Ariel Alvarez Valdes - Editorial San Pablo

Los interrogantes sobre hechos de la Biblia son respondidos por el autor con fundamentos teológicos

La religión ¡Qué fenómeno social! - Raúl Rocha Gutiérrez - Editorial Dunken

La religión ¡Qué fenómeno social! - Raúl Rocha Gutiérrez - Editorial Dunken

Un abordaje de la religión como fenómeno y como hecho social

Querido hermano - Daniel Genovesi - Editorial Santa María

Querido hermano - Daniel Genovesi - Editorial Santa María

El diálogo con Francisco de sacerdotes que por diversas razones dejaron de ejercer su ministerio.

Milagros argentinos - Silvina Premat - Editorial Sudamericana

Milagros argentinos - Silvina Premat - Editorial Sudamericana

Las curaciones inexplicables con testimonios de médicos, teólogos, testigos y peritos, que llevaron a los altares a cuatro argentinos.

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Bergoglio, el pueblo y el populismo

Por: José María Poirier *