¿Cómo alcanzar el equilibrio entre trabajo y vida personal?

Por: Javier Fiz Pérez

Comparte

En la actualidad, uno de los retos más comunes de los trabajadores es la búsqueda del equilibrio entre el campo laboral y las actividades familiares.

Cuidar a un recién nacido puede no ser la única razón por la que un empleado podría necesitar un permiso para no trabajar. Cada vez empresas y  trabajadores son mas conscientes de ello.

Con la última actualización de su política de permiso remunerado, Facebook modificó los beneficios de empleados que lidian con enfermedades o muerte en la familia; ofertas raras pero cada vez más buscadas por parte de los trabajadores.

En el último año, Deloitte y The Vanguard Group comenzaron a entregar a sus empleados permisos remunerados para cuidar a parientes enfermos. Y Facebook, actualmente ofrece seis semanas de permiso remunerado para pasar tiempo con un miembro de la familia que tiene una enfermedad prolongada. La compañía además extendió su permiso por duelo de 10 a 20 días.

Sin embargo, no todos lo consiguen. La balanza suele inclinarse hacia el lado profesional, que en las últimas décadas ha ido ganando terreno a horarios y tiempos que antes eran exclusivos del entorno familiar y personal.

Pero seamos más concretos: ¿qué pasa cuando el equilibrio entre trabajo y familia se fractura?¿Qué consecuencias puede traer a un empleado?

La conciliación: tiempo para el trabajo y la familia

Tanta es la necesidad de encontrar un equilibrio entre estos dos aspectos de la vida, que en varios países se han ido implementado leyes para su conciliación.

Generalmente, estas normativas establecen marcos básicos de acción para que la persona no tenga dificultades a la hora de pasar de un ámbito a otro.

Dentro de esta regulación se destacan aspectos como el número de horas laborales, la remuneración, los permisos, las bajas, las situaciones de emergencia, etc.

Algunas de las consecuencias más habituales, derivadas de la fractura entre trabajo y familia son:

Cuando hay un exceso de trabajo:

Altos niveles de estrés. La atención del trabajador está focalizada en una sola área.
Agotamiento, fatiga, desaliento.
Desinterés por otros asuntos de la vida diaria.
Frustración generalizada en los casos de los objetivos no alcanzados.
Problemas físicos derivados del exceso de horas trabajadas.

Cuando hay un exceso de vida personal:

Desinterés, dispersión, negligencia.
Traslado de asuntos de la esfera personal al clima laboral.
Escasos rendimiento y productividad.
Falta de atención a las obligaciones laborales.

Consejos para conciliar el trabajo y la familia

1. Fijar prioridades: Lo ideal es que la esfera privada y la esfera laboral tengan su propio espacio. Pero en aquellos casos en que coincidan, es necesario saber cuáles son nuestras prioridades en la vida.

2. Metas familiares: Los objetivos laborales van unidos al desempeño de un trabajador en una empresa, pero no pasa lo mismo en el aspecto familiar, donde por lo general no hay rutas trazadas ni cronogramas fijos de actividades. ¿Te has parado a pensar en tu proyecto personal, en vuestro proyecto familiar? Fijar una metas a alcanzar en la vida personal permitirá dar la importancia a ciertos aspectos que podrían pasarnos desapercibidos. Así,  una buena opción  puede ser el establecimiento de actividades para realizar con la familia y asignarles días concretos. Por ejemplo, cenar o desayunar todos los días en familia.

3. Revisar el calendario laboral:  El trabajador puede, por ejemplo, revisar con antelación su cronograma de actividades en la empresa para no perjudicar las horas que dedica a su familia. Es cuestión de repartir la agenda definiendo de manera eficaz los horarios.

4. Organizar un calendario único: De este modo quedan integradas las necesidades de la vida personal o familiar y las del contexto del trabajo. Tenemos una vida aunque vivamos diversas situaciones y contextos. Unificar el uso del tiempo nos dará un sentido de unidad como personas y nos ayudará a ser más ordenados y eficaces.

La buena organización del tiempo personal con un sano equilibrio entre la vida de trabajo y la vida de familia o personal es un requisito para garantizar la calidad de vida presente y en el futuro.

* El autor es Psicólogo, profesor de Psicología en la Universidad Europea de Roma, delegado para el Desarrollo Científico Internacional y responsable del Área de Desarrollo Científico del Instituto Europeo de Psicología Positiva (IEPP).
* Extractado de Aleteia 

El 8 y 9 de septiembre, ayudemos a través de la colecta Más por Menos

ENCUESTA DEL MES

¿Está de acuerdo con que el Código Penal no penalice a la mujer que aborta?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Creo y por eso hablo - Viviana Endelman Zapata - Edit. Dunken

Creo y por eso hablo - Viviana Endelman Zapata - Edit. Dunken

Un diálogo respetuoso y testimonial con quienes no tienen fe

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

El desafío de transmitir la Buena Noticia en la cultura digital

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Bergoglio, el pueblo y el populismo

Por: José María Poirier *