El aborto: una bisagra para la relación del Papa y Macri

Por: Sergio Rubin

Comparte

El desenlace del debate en el Congreso sobre la despenalización del aborto puede constituir una bisagra en la relación del Papa Francisco y la Iglesia en la Argentina- con el gobierno de Mauricio Macri. Si bien el destino del proyecto es incierto –los analistas barajan por ahora una votación peleada en Diputados y un probable rechazo en el Senado-, tanto si se aprueba como si es convertido en ley marcará a fuego –para bien o para mal- el destino de un vínculo complejo.

El escenario de la aprobación sería un duro golpe para el Papa porque se produciría en el décimo país católico del mundo (por cantidad de fieles) en momentos en que el pontífice es argentino, además de ser el primero latinoamericano. Lo cual constituye –desde una mirada global- una distinción para la Argentina. Guste o no, Bergoglio es el argentino más encumbrado de la historia del país y, por otra parte, el líder mundial hoy por hoy con mejor imagen.

Podrá decirse que en la mayoría de los países el aborto está despenalizado, incluso en Italia. Y que la Argentina no hace otra cosa que ponerse a tono con el mundo. Pero no hay dudas de que la eventual sanción de la ley afectaría a Francisco, sobre todo porque la situación sería aprovechada por los sectores católicos más conservadores, sus grandes enemigos. Le achacarían que su prédica en favor de la vida ni siquiera es tenida en cuenta en su propio país.

Es cierto que en Polonia se sancionó una ley del aborto durante el papado de Juan Pablo II (1993). Pero fue para los casos de riesgo de vida para la madre, malformación o enfermedad irreversible del feto, violación e incesto. Claro que, salvo esta última causal, las otras ya están contempladas por la legislación argentina y ratificadas por la Corte Suprema, que hace unos años ordenó a las provincias contar con un protocolo de abortos no punibles.

La Iglesia católica en la Argentina también sufriría con la aprobación. La mayoría de los legisladores se declaran católicos, si bien no practicantes, y la campaña de los obispos contra la despenalización se mostraría ineficaz, más allá de que el Episcopado optó por un discurso moderado, comprensivo con la mujer que enfrenta un embarazo no deseado en una situación límite, alejado de los conceptos más duros, que terminan siendo contraproducentes.

En esto está bien en línea con el pontificado de Francisco, cuya principal característica es su perfil misericordioso. Y con su insistencia, ratificada en la reciente exhortación apostólica sobre la santidad, de que se debe defender la vida con pasión en todos los estadios: desde la concepción hasta la muerte natural. Por eso, los obispos acaban de pedir un mayor compromiso en la lucha contra la pobreza, además de políticas preventivas.

El otro escenario, el rechazo a la ley, colocaría a Mauricio Macri en la situación de tener que decir que se allanó al debate, al habilitar a sus legisladores a darlo, pero que era el Congreso el que tenía la última palabra. Podría concluirse que en ese caso quedaría bien con el Papa, el Episcopado y los opositores a la ley. Aunque seguramente debería soportar fuertes críticas de los sectores favorables a la despenalización.

Llegado a este punto, cabe preguntarse si Macri estaría dispuesto a pagar el costo de los cuestionamientos de los sectores llamados progresistas y si sería totalmente prescindente ante el tratamiento legislativo. No es difícil pensar que puede haber en las próximas semanas un intenso debate entre los integrantes de Cambiemos, donde coexisten los partidarios, los detractores y los que dudan de la despenalización.

Hay quienes hablan de una ley “intermedia” para satisfacer en parte a todos (o dejarlos más o menos disconformes). Pero no está claro cuál sería ese camino “intermedio” en un tema con posiciones tan opuestas. ¿Acaso penalizar al médico que aborta, pero no a la mujer?

Final abierto, entonces, para la suerte del proyecto y la meneada relación Papa-Macri.


Obispos argentinos: "Proponemos una mirada amplia. Vale toda vida"

ENCUESTA DEL MES

El Episcopado chileno ante los abusos sexuales

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

¿Quién soy yo para juzgar? - Papa Francisco - Editorial Origen

¿Quién soy yo para juzgar? - Papa Francisco - Editorial Origen

Una invitación a reflexionar sobre temas de la realidad social desde la tolerancia y la compasión

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

El desafío de transmitir la Buena Noticia en la cultura digital

El primer amor del mundo – Fulton J. Sheen – Editorial Lumen

El primer amor del mundo – Fulton J. Sheen – Editorial Lumen

La vida de la Virgen María como ideal de mujer y madre elegida por Dios

Orando con el Cura Brochero – Santiago Olivera- Editorial Ágape

Orando con el Cura Brochero – Santiago Olivera- Editorial Ágape

La particular forma de rezar del Cura gaucho donde se descubre su profunda espiritualidad

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Bergoglio, el pueblo y el populismo

Por: José María Poirier *