Los enemigos del papa Francisco

Por: P. Ignacio Pérez del Viso

Comparte

Cuando Bergoglio fue elegido papa, despertó una gran simpatía, por su sencillez, su interés por los pobres y por ser el primer latinoamericano elegido. Pero al cumplir cuatro años en el cargo, este 13 de marzo, se perciben algunos enemigos. Es normal que todo dirigente encuentre adversarios, salvo en los países totalitarios. Ningún documento del Concilio fue aprobado por unanimidad. El de la Libertad religiosa tuvo 70 votos en contra. Pero una cosa son los discrepantes con las ideas y otra, muy grave, los enemigos que buscan destruir al dirigente. Hubo casos en que los obispos de Roma tuvieron verdaderos enemigos, como cuando hubo tres papas, en la Edad Media, que se excomulgaban y combatían mutuamente. Pero estamos lejos de esa situación.

Los que combaten a Francisco pueden ser considerados enemigos “en la sombra”. El 4 de febrero aparecieron en Roma carteles ofensivos contra el papa por su “falta de misericordia” con los dirigentes de la Orden de Malta, con los cardenales díscolos y otros grupos. Son síntomas de la derecha más conservadora que está a la espera del próximo cónclave, donde se podría elegir un papa más tradicionalista. El papa Francisco está bien informado de todo ello y muy en su estilo dice: “no me quitan el sueño”.

Los cardenales “díscolos” serían los cuatro que le presentaron una carta reclamándole que se defina ante la situación de los divorciados y vueltos a casar, ya que el documento papal sobre la Familia mostraría signos de apertura. A decir verdad, hay dos enfoques en la Iglesia, que presentan interpretaciones diferentes del documento. Para unos, los más tradicionales, el documento no introduce modificaciones importantes en la práctica de la Iglesia. Para otros más abiertos, como el cardenal Kasper y los obispos alemanes, el papa propone que se haga un discernimiento en cada caso para ver cómo podrían madurar en su fe los matrimonios y parejas en esa situación.

Tal discernimiento permitiría, con ciertas condiciones, el acceso a la confesión y la comunión. Pero Francisco, acusado de autoritario, no inclina la balanza a favor de los más abiertos, con los que simpatiza. Permite que continúe libremente la discusión en la Iglesia, como han hecho muchos papas en otros temas.

El papa Francisco es muy popular, incluso en la Argentina donde es criticado, y no les deja otra salida, a sus enemigos, que complotar en la oscuridad. Es más fácil no atacarlo directamente a él sino a sus colaboradores. Hace pocos días, el superior general de los jesuitas, el venezolano Arturo Sosa, fue acusado de herejía por opiniones suyas sobre el divorcio, sacadas de contexto. Por el cargo que ocupa este hombre, algunos dicen estar muy preocupados. ¿Cómo el Papa no lo llama al orden y le pide la renuncia? Pero Francisco confía en el superior de los jesuitas y, como dice, “no pierde el sueño” por el escándalo que arman los grupos ultraconservadores.

* Jesuita. Profesor en la Facultad de Teología de San Miguel.

"El único extremismo permitido: la caridad", dijo el Papa a católicos

ENCUESTA DEL MES

¿Qué deberían hacer los obispos ante las diferencias con la Asociación de Scouts?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Enigmas de la Biblia 17 - Ariel Alvarez Valdes - Editorial San Pablo

Enigmas de la Biblia 17 - Ariel Alvarez Valdes - Editorial San Pablo

Los interrogantes sobre hechos de la Biblia son respondidos por el autor con fundamentos teológicos

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

El desafío de transmitir la Buena Noticia en la cultura digital

El primer amor del mundo – Fulton J. Sheen – Editorial Lumen

El primer amor del mundo – Fulton J. Sheen – Editorial Lumen

La vida de la Virgen María como ideal de mujer y madre elegida por Dios

Orando con el Cura Brochero – Santiago Olivera- Editorial Ágape

Orando con el Cura Brochero – Santiago Olivera- Editorial Ágape

La particular forma de rezar del Cura gaucho donde se descubre su profunda espiritualidad

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Bergoglio, el pueblo y el populismo

Por: José María Poirier *

Un pueblo adulto, no un rebaño.

Por: P. Jorge Oesterheld