Una reflexión sobre el aborto

Por: P. Ignacio Pérez del Viso

Comparte

En marzo comenzó el debate en diputados. Casi nadie está a favor del aborto. Lo que se discute es si debe ser penalizado o no. Hasta el presente, sólo está despenalizado en dos o tres casos. Lo que proponen ahora es incluir otros. No es un debate religioso sino ético, pero toda religión implica una ética. Es bien conocida la posición de la Iglesia católica. En otras Iglesias y religiones hay pequeños márgenes de tolerancia. Una reciente encuesta mostró que los budistas son los más amplios o tolerantes, con otro concepto de la vida, mientras que los católicos son los más estrictos. Pero no es un tema en el que cada parte deba ceder un poco para llegar a un acuerdo, como en otras cuestiones del diálogo interreligioso.

Podríamos distinguir tres posiciones, en la sociedad, según la distancia que guardan respecto de la nuestra. La más lejana es la de quienes sostienen que la mujer es dueña de su cuerpo. Tienen razón, con dos limitaciones. Por un lado, el bebé por nacer no es parte de su cuerpo. Por otro, ningún cirujano va a extraerle un órgano sin un motivo proporcionado. La segunda posición es la de quienes rechazan el derecho al aborto, pero admiten excepciones: cuando el feto presenta malformaciones, en caso de violación, cuando la poca salud de la mamá no garantiza un parto adecuado, o tiene muchos hijos y no se siente con fuerzas para criarlo, etc. Nuestra actual legislación admite excepciones, desde el Código de Vélez Sarsfield. Pero a partir de 2015 se han hecho reinterpretaciones del mismo, en parte desde la Corte Suprema. Sin embargo, algunas provincias no las aplican por no permitirlo sus propias constituciones.

El tercer grupo es el de quienes no aceptan casos de excepción pero consideran que la despenalización podría ayudar a salvar también la vida de algunos bebés. Cuando me encontraba en Francia, en 1974, se aprobó una ley de despenalización. Se establecía un plazo de 10 semanas de embarazo, una charla previa obligatoria con un médico y un plazo de reflexión de una semana. Entre los motivos para abortar se citaba el desamparo de la mujer. Los médicos podían oponer su objeción de conciencia. Diputados católicos la votaron, sin ser criticados por los obispos. Pensaban que, al “blanquear” la situación, sería posible ayudar a la embarazada mediante un apoyo psicológico y económico. Tal vez así se podrían salvar algunas vidas. Pero hoy leo que los resultados no han sido los esperados. Los traumas son difíciles de sobrellevar y cada vez lo hacen chicas más jóvenes. Leyes más recientes suprimieron la semana de reflexión así como el motivo del desamparo. Se admite que abortan porque lo deciden.

Que un legislador católico apruebe, en ciertos casos, una ley de despenalización, no está condenado por la Iglesia. Juan Pablo II, en su encíclica “Evangelium vitae” (nº 73), dijo que está permitido cuando de ese modo se puede evitar la sanción de una ley más perjudicial. Tal sería la que no admitiera la objeción de conciencia o dejara realizarlo en cualquier etapa de la gestación. En el actual debate, se proyectan algunas de esas modificaciones para lograr más votos. En síntesis, son muchos los ángulos de análisis, sin olvidar el político, ya que el debate le dio un respiro al gobierno en las angustias económicas del momento. Para concluir, no olvidemos que las leyes, al indicar lo prohibido y permitido, ejercen una función ejemplificadora, conformando una escala de valores. El mensaje que una ley permisiva podría dejar es que nuestra sociedad no protege a los más débiles.

* Jesuita. Profesor de Teología.

Se difundió el Instrumentum Laboris para el Sínodo 2018

ENCUESTA DEL MES

Legalización del aborto: ¿Cómo cree que será la votación en el Senado?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Creo y por eso hablo - Viviana Endelman Zapata - Edit. Dunken

Creo y por eso hablo - Viviana Endelman Zapata - Edit. Dunken

Un diálogo respetuoso y testimonial con quienes no tienen fe

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

El desafío de transmitir la Buena Noticia en la cultura digital

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Bergoglio, el pueblo y el populismo

Por: José María Poirier *