CASOS QUE SACUDEN AL PAÍS TRASANDINO

Abusos: Aseguran que comenzó “un nuevo día” en la Iglesia chilena

Lo hicieron víctimas y familiares al elogiar la decisión del papa Francisco de aceptar la renuncia de tres obispos, entre ellos el cuestionado Juan Barros. Anticiparon que se irán otros prelados. Llega a Chile el arzobispo y el sacerdote que deberá continuar con las investigaciones.
Comparte

Las víctimas chilenas de abusos sexuales elogiaron este martes la decisión del Papa Francisco de aceptar las tres primeras renuncias de obispos y lo consideraron "el comienzo de un nuevo día en la Iglesia chilena".

La medida del Vaticano se conoce en la antesala del regreso a Chile de la dupla investigadora del arzobispo Charles Scicluna y el sacerdote Jordi Bertomeu.

Juan Carlos Cruz, uno de los abusados por el expárroco de El Bosque, Fernando Karadima, expresó en su cuenta de Twitter que "se van tres obispos corruptos y seguirán más" en alusión a las salidas de Juan Barros, de la diócesis de Osorno; Cristián Caro, de Puerto Montt, y Gonzalo Duarte, de Valparaíso.

"Emocionante por tantos (que) han luchado para ver este día. La banda de obispos delincuentes @episcopado_cl se empieza a desintegrar hoy!", añadió el profesional que vive en Filadelfia, Estados Unidos

Coincidió José Andrés Murillo, otra de las víctimas de Karadima, y calificó el hecho como "un hito" porque se ha "escuchado la voz de tantas personas" que rechazaron la presencia de Barros por su cercanía con el expárroco de El Bosque-

Murillo, quien creó la Fundación para la Confianza que orienta y acompaña a las víctimas de abusos, admitió que "siempre va a ser poco" pero lo enmarcó dentro de un gesto "simbólico" y de una estrategia del Papa que está aplicando las anunciadas medidas de corto plazo.

Consultado por la declaración de Barros donde pide perdón por sus "limitaciones" al no haber comprendido a la comunidad osornina, Murillo dijo que "está dentro del género literario de la evasión", en la que prefiere decir "yo no era el adecuado, cuando le están diciendo que se vaya".

Para el filósofo, "lo importante son los hechos del Papa de aceptar las renuncias que él mismo exigió, y este es un primer paso, después deberán venir los obispos de Karadima", es decir, Horacio Valenzuela, obispo de Talca; Tomas Koljatic, obispo de Linares, y Andrés Arteaga, obispo auxiliar de Santiago.

Respecto de las responsabilidades civiles de comprobarse delitos, Murillo señaló que "es la Iglesia la que tiene el deber de llevarlos a tribunales" pero insistió en "el acto simbólico gigantesco, de que se les haya quitado la plataforma de poder".

En cuanto a si no habría sido mejor la salida de una vez, Murillo dijo que no es un "experto en los hechos del Papa, pero sí creo que cuando se van sacando obispos por etapa, probablemente tiene que ver con distintas responsabilidades, y sacarlos de una vez a todos, diluye las responsabilidades personales".

Mencionó que además de Barros, Duarte enfrenta denuncias de encubridor, abusos de poder, de conciencia y acoso sexual. En cuanto a Caro, que se adelantó al comunicado de la Nunciatura para acentuar que su renuncia es por razones de edad, Murillo indicó que "el hecho de que se le ponga en un mismo saco, a uno le cabría pensar que hay algo más que sólo la edad".

En tanto, el movimiento de laicos de Osorno, destacó que la insistencia con que actuaron "dio sus frutos".

Aunque felices, el vocero Mario Vargas expresó que este es el punto de inicio para "limpiar" a una institución eclesiástica y comenzar un proceso de unión dentro de la diócesis de Osorno.

El reemplazante de Barros será el franciscano Pedro Concha Cayuqueo, de 60 años, de origen mapuche que deberá, según sus primeras declaraciones, "construir comunión y unidad, una tarea que a veces no es fácil"."Hay que poner las cosas sobre la mesa, discutirlas si es necesario, pero teniendo presente lo que queremos: si queremos la unidad, no tenemos que quedarnos en el obstáculo, hay que superarlo", declaró a La Tercera on line.

Concha Cayuqueo es el primer obispo mapuche, nombrado por el papa Francisco en 2015 como Auxiliar de Santiago, además es vicario para la Vida Consagrada y vicario de la Pastoral Social Caritas.

Fuente: ANSA