Miércoles 14.11.2018

fue cuestionado dentro y fuera de la Iglesia

Airada defensa de los obispos argentinos del martirio de Angelelli

"La forma como murió fue una clara coronación de una vida consecuente con sus convicciones", asegura el Episcopado en un mensaje, y agrega: "Así selló con su sangre su compromiso por la paz, la justicia y la dignidad integral de la persona humana".
Comparte

Los obispos que participan de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina difundieron este jueves desde Pilar el mensaje "Pascua riojana, alegría de la Iglesia", en el que formulan una abierta defensa del martirio del obispo Enrique Angelelli, puesta en duda por algunos sectores tanto dentro como fuera de la Iglesia.

En el texto destacaron la "gran alegría" que representa la próxima beatificación de Angelelli y sus compañeros mártires, impulsada por Jorge Bergoglio, que se producirá el 27 de abril del año próximo en La Rioja.

"Los obispos argentinos queremos compartir con todos la gran alegría de la próxima beatificación del obispo Enrique Angel Angelelli, de fray Carlos de Dios Murias, del presbítero Gabriel Roger Longueville y del laico Wenceslao Pedernera. Será el 27 de abril de 2019. Agradecemos de corazón al Papa Francisco, que así recoge el discernimiento de la Iglesia y nos alienta a gastar la vida en el servicio", subrayan en el mensaje.

"La muerte de Angelelli y la forma como murió son una clara coronación de una vida consecuente con sus convicciones y con la misión del pastor de dar la vida por su rebaño. Así selló con su sangre su compromiso por la paz, la justicia y la dignidad integral de la persona humana, por amor a Cristo y a los pobres, en plena coherencia con el Evangelio", sostienen.

"Su muerte -en agosto de 1976- se inscribe dentro del contexto martirial de la Iglesia de La Rioja, de la que son expresiones inobjetables la muerte de Murias, Longueville y Pedernera -en julio de 1976-. También confirma la coherencia testimonial de vida, pensamiento y opción pastoral del mismo Angelelli", remarcan los obispos en su mensaje.

Y agregan: "Angelelli, como fiel intérprete del Concilio Vaticano II, era un vigía atento a recibir las señales de Dios en su Palabra y en la voz de su pueblo, mirando desde la fe la historia donde el Señor se manifiesta. Era un enamorado de la fe de los pobres y del testimonio de los más sencillos. Era un pastor que cuidaba a los últimos y les acercaba el consuelo de Dios".

Para concluir, citaron palabras del entonces cardenal Jorge Bergoglio, hoy papa Francisco: ""El recuerdo de Wenceslao, Carlos, Gabriel y el obispo Enrique no es una simple memoria encapsulada, es un desafío que hoy nos interpela a que miremos el camino de ellos, hombres que solamente miraron el Evangelio. Así nos quiere hoy la Patria, hombres y mujeres libres de prejuicios, libres de componendas, libres de ambiciones, libres de ideologías; hombres y mujeres de Evangelio".

Esta semana, los obispos reunidos en Pilar le enviaron una carta al papa Francisco en la que le agradecen la próxima beatificación de Angelelli y expresan que "quieren estar cerca de los pobres".

"Querídisimo Padre: reunidos en la 116ta. asamblea plenaria del Episcopado argentino, queremos saludarlo y expresarle nuestro afecto fraterno. Con usted y como usted queremos estar cerca de Jesucristo y de los pobres para amarlos y servirlos como Él y vivir la alegría de la comunión y la unidad", comienza la carta, que lleva la firma de Ojea y el secretario general del Episcopado, monseñor Carlos Malfa.

Angelelli murió el 4 de agosto de 1976 cerca de Chilecito, La Rioja, cuando el automóvil que conducía fue víctima de un ataque en la ruta y dio un vuelco que resultó mortal.

Recién en 2014, el caso Angelelli se caratuló como un homicidio, lo que sólo permitió condenar a dos de los cincos acusados, los represores Luciano Benjamín Menéndez y Luis Estrella, ya que los otros tres imputados en la causa, entre ellos el ex dictador Jorge Rafael Videla, habían fallecido.

Fuente: VR y Télam