en el vaticano

Alejandro Marmo presentó su monumento al diálogo interreligioso

El artista amigo del Papa lo visitó para mostrarle la obra de hierro que simboliza el abrazo de las tres religiones monoteístas y que será instalada en la avenida 9 de Julio. Dos obras del escultor están colocadas en el Vaticano.
Comparte

Julio Algañaraz

El Papa recibió en Santa Marta a su amigo el escultor Alejandro Marmo, de 46 años, quién le presentó las primeras fotografías de su obra -ya concluida y de ocho metros de altura- en homenaje a las tres grandes religiones monoteístas (cristianos, judíos y musulmanes), que será instalada en la avenida 9 de Julio, probablemente en marzo o abril.

Del diálogo entre ambos hay un video que Clarín publica en forma exclusiva, en la que Jorge Bergoglio se muestra muy contento por la obra, señalándole a Alejandro que hay mucho “zafarrancho” con las celebraciones del diálogo interreligioso. A veces se trabaja mal y no hay que caer en la banalidad.

En la avenida 9 de Julio ya hay una famosa obra de Marmo: las dos gigantescas figuras de Evita emplazadas en las fachadas del ministerio de Salud y Desarrollo, realizadas en acero, que miden 31x24 metros y suman 14 toneladas.

Alejandro Marmo fue el autor de la escultura alegórica sobre el diálogo entre las tres grandes religiones monoteístas, que el presidente Mauricio Macri le obsequió al Papa cuando lo visitó en octubre de 2016.

En los Museos Vaticanos hay dos esculturas del artista argentino, que las instaló en 2014. Se tratan de una Virgen de Lujan y de un Cristo Obrero.

Marmo habló también con el Papa de cómo avanza el proyecto de construir en Argentina una reproducción de la Capilla Sixtina en tamaño natural. “Le conté al Santo Padre que pronto hará su segunda visita a Fátima (en Provincia) monseñor Paolo Nicolini”, un alto funcionario de los Museos Vaticanos, y que se espera que en el segundo semestre del año próximo comiencen las exhibiciones en la provincia de Buenos Aires, a partir de Merlo-Moreno.

“A diferencia de México, la Capilla Sixtina de Argentina tiene en parte reproducciones fotográficas y proyecciones que en conjunto dan a los espectadores una visión muy realista del lugar”,comentó el escultor.

El Papa Julio II (Della Rovere) contrató a Miguel Angel Buonarroti para que hiciera los frescos de la Capilla. El trabajo duró varios años y 40 años más tarde Miguel Angel hizo los frescos de la pared donde desarrolló su genial visión de El juicio universal.

Alejandro dijo que también le presentó al Papa su mural con materiales en hierro sobre el abrazo entre Argentina e Italia, que será inaugurado el jueves en un predio de la Acción Católica en Roma.


Fuente: Clarín