Más de 660.000 cruzaron la frontera

Colombia: la Iglesia recauda fondos para los inmigrantes venezolanos

Cáritas distribuirá las donaciones de la colecta de Cuaresma entre los desplazados del vecino país y los miles de colombianos que debieron volver a sus tierras por la crisis de Caracas. Se requieren alimentos, medicinas y herramientas de trabajo.
Comparte

“Los excluidos y los marginados son nuestros hermanos... ¡Comparte con alegría!”, es el lema de la campaña cuaresmal 2018 de Cáritas Colombia, que este año destinará lo recaudado para hacer frente a la crisis humanitaria que obligó a muchos venezolanos a buscar refugio en Colombia y a muchos colombianos a regresar a la patria.

Según datos oficiales, en los últimos 18 meses, unos 660.000 venezolanos llegaron a Colombia para establecerse, sin contar los que continúan su viaje hacia Chile, Perú o Ecuador, ni los migrantes diarios que cruzan en busca de cubrir sus necesidades básicas o los colombianos que regresan después de haber emigrado.

Durante la conferencia de prensa de presentación de la campaña, monseñor Víctor Manuel Ochoa, obispo de Cúcuta, una de las diócesis más afectadas por esta crisis, explicó que las necesidades más urgentes se refieren a los alimentos, medicinas, atención médica, herramientas de trabajo y materiales para el hogar y el trabajo, al igual que ayuda para encontrar alojamiento.

Muchos pasan por los 280 cruces fronterizos ilegales. “No podemos permanecer impasibles”, afirmó el prelado, quien explicó que en la diócesis está activo un refugio de emergencia, un centro de asistencia a migrantes y 8 comedores que distribuyen 1.600 platos calientes gratis al día, que funcionan gracias al trabajo y la generosidad de muchos laicos.

“Todos los que llegan reciben de inmediato una taza de café y pan, porque vienen de realizar un viaje de ocho a diez horas. Los niños y las mujeres embarazadas tienen la prioridad. Ninguno de ellos se va sin haber comido. Incluso cuando se nos terminan los alimentos y la comida, nos inventamos lo que sea para obtener más”.

Monseñor Ochoa puso de manifiesto también que la campaña es una ocasión para mostrar gratitud a los venezolanos por su solidaridad en los años en que los colombianos fueron inmigrantes en su país.

Durante 2017, Cáritas Colombia atendió aproximadamente a 9.200 familias emigradas desde Venezuela, en las diócesis de Cúcuta, Riohacha, Puerto Carreño, Arauca, Barranquilla, Ipiales y Bogotá