abogados de las víctimas y querellantes

Con una carta, intentan involucrar al Vaticano en el caso del Próvolo

La incorporaron a la investigación judicial por los abusos de chicos sordos. Se trata de la copia de una misiva enviada en 2014 al obispo de Verona con copia al Papa. Contenía el nombre de curas acusados de pederastia, entre ellos, Nicola Corradi.
Comparte

Una prueba incorporada a la Justicia de Mendoza en la causa del Instituto religioso Antonio Próvolo intenta demostrar que el Papa Francisco “sabía de los curas denunciados en Italia por abusos sexuales” y que fueron trasladados a la Argentina.

Los abogados de las víctimas del Próvolo y querellantes de la ONG Xumek, llevaron a la fiscalía de Luján de Cuyo una copia de la nota enviada al Vaticano en 2014, que advierte de los curas pederastas enviados a la Argentina.

“Es una carta que la asociación de víctimas del Próvolo de Italia, le envió al obispo de Verona Giuseppe Zenti, con copia al Papa Francisco”, explica el abogado de Xumek, Sergio Salinas. Y aclara que la información fue aportada en la causa en Mendoza por el abogado argentino Carlos Lombardi, en representación de la Red de sobrevivientes de víctimas de abusos cometidos por sacerdotes en Italia. “La carta fue enviada por correo a las autoridades eclesiásticas, con aviso de recepción y nunca fue contestada por los destinatarios”, explican en su presentación a la Justicia los abogados querellantes Salinas y Juan Dantiacq.

La nota de advertencia al obispo de Verona y al Santo Pontífice fue escrita en italiano. Contiene un listado de sacerdotes acusados de ser abusadores sexuales y hace referencia a quienes estaban en Italia y quienes residían en la Argentina. Aparece el nombre de Nicola Corradi (82), ahora acusado por haber abusado y corrompido a 27 chicos y adolescentes hipoacúsicos en Mendoza y La Plata. Este sacerdote arrastraba denuncias desde hace 50 años cuando estaba en Verona, en la sede central de la orden del Próvolo.

“El 20 de octubre de 2014, la Red de sobrevivientes de víctimas de abusos por sacerdotes de Italia, probaron que las autoridades eclesiásticas tenían conocimiento de que Corradi estaba en Argentina. Mientras acá, el mismo cura seguía cometiendo esos actos aberrantes”, dijo Salinas.

Los abusos sexuales a los menores internados, de entre 4 y 17 años, que investiga la Fiscalía de Luján en Mendoza, ocurrieron entre 2005 y 2016.

“El comportamiento de la Iglesia no está absolutamente en línea con la tolerancia cero del Papa Francisco”, arranca la misiva en la que se identifica a 14 sacerdotes con antecedentes de pedofilia.

Los abogados de las víctimas en Mendoza creen haber aportado un elemento importante a la investigación que acredita “la participación y complicidad de la Iglesia en la reubicación y ocultamiento de sacerdotes acusados de abusos sexuales”.

Esta carta ingresó a la investigación en Mendoza, la misma semana en la que el fiscal Flavio D´Amore le pidió información detallada a los enviados del Vaticano –los curas Dante Simón (62) y Juan Martínez (45) - sobre los curas acusados de pedofilia del Próvolo de Verona y La Plata, que fueron trasladados a la Argentina.

Los investigadores argentinos de la Santa Sede respondieron que “van a colaborar” con la Justicia mendocina pero aclararon que solicitar esa información a las autoridades en Italia “puede llevar mucho tiempo”. Por el escándalo ya hay dos curas y una monja detenidos.

Fuente: Clarín