117º aniversario de la coronación pontificia

Corrientes: 250 mil fieles en la celebración de la Virgen de Itatí

El arzobispo correntino, Andrés Stanovnik, abogó por "tener una mirada misercordiosa" hacia los pobres y necesitados. También se refirió al narcotráfico y denunció que "hoy nos acechan hordas salvajes que piratean por el río y se mueven libremente".
Comparte

Una multitud estimada en más de 250.000 fieles por participó este domingo de las celebraciones por el 117º aniversario de la coronación pontificia de la imagen de Nuestra Señora de Itatí, que este año llevó por lema “Miraste con ojos de misericordia”.

La fiesta comenzó a la hora cero del domingo 16 de julio con el saludo a María de Itatí, con palabras y bendición del arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap.

“Nos hemos alejado mucho de los pobres y necesitados: danos, Madre querida, la gracia de tener una mirada misericordiosa hacia ellos y tratarlos con amor y con gestos concretos de solidaridad, antes de que ellos tengan que pedirnos una ayuda. Y te damos gracias por aquellos jóvenes y adultos, entre ellos también hay funcionarios y empresarios, que se prodigan en favor de los que menos tienen, están cerca de ellos y colaboran para hacer que sus vidas sean más llevaderas”, expresó el arzobispo.

Tras la procesión náutica por el medio del río Paraná, en el muelle de la ciudad correntina se produjo el encuentro de las imágenes de la Virgen de Itatí y la Virgen Nuestra Señora de Caacupé, patrona del Paraguay. Desde allí encabezaron la procesión por las calles hasta la basílica mariana, donde monseñor Stanovnik presidió la misa central, en la que insistió en pedir por la reconciliación de los argentinos y se refirió al reciente caso de funcionarios municipales itateños acusados de narcotráfico.

El arzobispo también se refirió a la situación del narcotráfico en la provincia y en la ciudad, cuyo intendente, Natividad "Roger" Terán, se encuentra procesado por el tráfico de estupefacientes.

“También hoy nos acechan ‘hordas salvajes’, que piratean por el río y se mueven libremente por nuestras calles, sembrando destrucción y muerte. Algunas son más visibles que otras; las hay disfrazadas y seductoras; asestan dardos mortíferos en los más vulnerables, como son los niños y los jóvenes, ofreciéndoles una salida fácil y placentera, pero tan efímera como devastadora”, advirtió el prelado.

“Escucha, Madre, el clamor de tus hijos, protégelos con tu manto maternal y, al mismo tiempo, dales la sabiduría y la luz para ver dónde está el verdadero enemigo de la condición humana, el padre de la mentira, el que engaña con la promesa de alcanzar una vida feliz y segura en poco tiempo y sin esfuerzo alguno”, rogó monseñor Stanovnik.

“Tiernísima Madre, así como cuidaste a nuestros antepasados, míranos también hoy a nosotros que humildes recurrimos a vos; enséñanos a ser verdaderos peregrinos, a bajarnos de nuestras comodidades, y aprender a caminar uno junto al otro, atentos al que está a nuestro lado, y dispuestos siempre al servicio, especialmente a los más necesitados”, sostuvo.

El gobernador de Corrientes, Ricardo Colombi, y los candidatos a sucederlo en el cargo, Gustavo Valdés y Carlos Mauricio Espínola, además del vicegobernador Gustavo Canteros; el ministro del Superior Tribunal de Justicia de Corrientes, Fernando Niz, y la viceintendenta de la ciudad de Corrientes, Any Pereyra, participaron de la procesión y de la misa, entre otras autoridades.


Fuente: Valores Religiosos, AICA