Recrudece la violencia en el país africano

Denuncian una masacre en una misión católica

Lo hizo un obispo que reside en la capital. Dice que fue en Gambo, cuando milicianos islámicos degollaron a varios hombres y niños. Fue en venganza luego de que milicias cristianas los habían expulsado del lugar. El Papa condenó la "violencia homicida".
Comparte

Juan José Aguirre Muñoz, de 63 años, es un obispo comboniano de origen español que vive en la República Centroafricana. El martes por la noche ha enviado a su hermano Miguel dramáticos correos electrónicos y mensajes por WhatsApp. Miguel, a su vez, los ha enviado a algunos vaticanistas de lengua española. 

«Han atacado una misión a 75 km de Bangassou llamada Gambo. Han degollado a varios hombres y niños. Todo está muy inquieto. Los jóvenes musulmanes no escuchan a nadie y quieren pelear y se sientan justo delante de la catedral, para que nadie pase. Llevamos tres domingos sin abrir la catedral pues nadie quiere venir aquí».

Monseñor Aguirre le explicó a Miguel que el domingo irá al Congo para celebrar la misa en donde hay 10.000 desplazados y dijo que no confiaba en los soldados de la Minusca, la fuerza coordinada por la ONU con tropas africanas.

A Gambo llegaron las milicias cristianas «anti-balaka», que « echaron a los Seleka anteayer», los milicianos musulmanes, «pero ayer (se refería al lunes pasado) entró la Minusca egipcia y echaron a los antibalakas, con lo que los Selekas volvieron y cortaron una decena de gargantas».

El obispo dijo que se quedó «atrincherado» con tres de sus sacerdotes, todos ellos dotados de teléfonos.

«Necesitamos de vuestras oraciones», escribió a su hermano.

Después envió un nuevo mensaje: «La misión de Gambo ha sido saqueada, hubo cincuenta muertos».

Y en otra comunicación Aguirre informó que también la misión de Bema corre el peligro de ser atacada.

Por su parte, el Papa Francisco condenó la masacre el miércoles durante la audiencia general.

Francisco pidió el cese de "todas las formas de odio y de violencia", y de los crímenes "vergonzosos, cometidos en lugares de culto", en referencia a Nigeria y República Centroafricana.

"Lamentablemente esta mañana llegaron noticias de violencia homicida en República Centroafricana contra comunidades cristianas", dijo apenas conocida al noticia, tras el encuentro con cerca de 7.000 personas en el Aula Pablo VI del Vaticano.


Fuente: Vatican Insider / Agencias