Miércoles 14.11.2018

un flagelo que no cesa

Egipto: Otro ataque contra coptos deja siete muertos y 19 heridos

Los interceptaron cuando volvían de una peregrinación en bus al monasterio de San Samuel, al sur de El Cairo. El atentado fue reivindicado por EI.
Comparte

Al menos siete personas murieron este viernes en Egipto en un atentado reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) contra un autobús que transportaba cristianos coptos, casi un año después después de su último ataque contra esta comunidad.

Las víctimas se encontraban a bordo de un autobús que transitaba por la provincia de Minya, a unos 200 km al sur de El Cairo, donde efectuaban una peregrinación al monasterio de San Samuel.

Este viernes, "un bus transportando coptos fue atacado cerca del monasterio de San Manuel (...) causando siete muertos y siete heridos", declaró una fuente de los servicios de seguridad, aunque luego el número de heridos informado ascendió a 19.

"Se disparó contra un autobús transportando a un grupo de coptos cuando volvían del monasterio de San Samuel", precisó la fiscalía general, que anunció que abriría una investigación y enviaría un equipo al lugar.

El obispo Makarios, de la provincia de Minya, indicó en conversación telefónica que el ataque había tenido lugar "en la carretera del monasterio de San Samuel", y precisó que el vehículo se dirigía a Sohag, a unos 500 km al sur de la capital egipcia.

El grupo EI reivindicó este atentado a través de su órgano de propaganda Amaq.

"Los autores de la emboscada que se les tendió a los visitantes [cristianos] en la ruta al 'monasterio de San Samuel' en Minya son combatientes del Estado Islámico", indicó el Amaq en un comunicado publicado en el servicio de mensajería Telegram.

Por la noche, un importante dispositivo de seguridad impedía el acceso al lugar del ataque, en pleno desierto.

Según la televisión estatal, las fuerzas de seguridad estaban buscando a los autores de la matanza.

"Mi pésame, con una profunda tristeza, a los mártires que cayeron hoy en manos de traidores", escribió el presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, en Twitter tras el ataque.

"Deseo que los heridos se restablezcan rápidamente y confirmo nuestra determinación a seguir combatiendo el terrorismo y perseguir a los autores", prosiguió.

El último ataque mortal contra los coptos fue en diciembre de 2017, cuando un yihadista del EI mató a nueve personas en una iglesia en las afueras de El Cairo.

En mayo de 2017, hombres armados mataron a 28 peregrinos coptos, entre ellos muchos niños, cuando viajaban a bordo de un autobús. Egipto respondió a este ataque, reivindicado por el EI, con bombardeos aéreos contra campamentos yihadistas en la vecina Libia.

Un brazo egipcio del EI está activo en el norte de la península del Sinaí, desde donde ataca a las fuerzas de seguridad, sobre todo desde que el ejército derrocó al presidente islamista Mohamed Mursi, en 2013.
También ataca a cristianos coptos, lo que obligó a decenas de familias a huir de la región.

Los coptos representan la comunidad cristiana más antigua de Oriente Medio y la más numerosa, con alrededor del 10% de los 100 millones de egipcios.


Fuente: AFP