a pesar de no haber una amenaza concreta

Egipto: Por seguridad, iglesias cristianas cancelan actividades

La iglesia copta ortodoxa y la católica cancelaron viajes, conferencias y actividades culturales previstas hasta finales de julio. Fue por instrucciones recibidas del Ministerio de Interior y explicaron se debe al ”ambiente general de seguridad”.
Comparte

La iglesia copta y la católica han cancelado todos sus viajes, conferencias y actividades culturales previstas en Egipto hasta finales de julio por motivos de seguridad, dijeron este viernes a Efe los portavoces de las instituciones.

La iglesia copta ortodoxa, mayoritaria entre los cristianos en el país, suspendió sus actividades de acuerdo con informaciones de seguridad e instrucciones recibidas por el Ministerio de Interior, con el que se coordina desde los atentados contra las catedrales coptas perpetrados el Domingo de Ramos, según dijo su portavoz, Boles Halim.

Halim aseguró que no existe una amenaza concreta de terrorismo que haya motivado la suspensión de actividades y explicó que la decisión se debe al "ambiente general de seguridad" del país. La iglesia estudiará más adelante si alarga el plazo de la suspensión de sus actividades, agregó el portavoz.

La decisión también fue adoptada por la iglesia católica, minoritaria en el país, que informó que sí mantendrá sus actividades religiosas dentro de las iglesias, según dijo a Efe el portavoz de la asamblea que reúne las congregaciones católicas de Egipto, Rafic Greiche.

Desde el pasado diciembre el grupo yihadista Estado Islámico (EI) ha reivindicado la autoría de una serie de atentados cometidos contra cristianos coptos en diferentes puntos del norte y centro de Egipto, en los que murieron al menos un centenar de personas.

El pasado 11 de diciembre un terrorista se hizo explotar en el interior de la iglesia de San Pedro, ubicada junto a la catedral copta de El Cairo, y mató a una treintena de fieles, la mayoría mujeres y niñas que estaban en misa.
El 9 de abril, Domingo de Ramos, dos atentados suicidas se cobraron la vida de al menos 46 personas en las catedrales de San Jorge, en la ciudad de Tanta, en el delta del Nilo, y de San Marcos de Alejandría, en la costa mediterránea.

Otras 28 personas perecieron por un ataque a tiros contra un autobús de cristianos coptos que se dirigía a un monasterio, en una emboscada preparada contra los peregrinos en el pueblo de Al Adua, a unos 190 kilómetros al sur de El Cairo.

Decenas de familias de cristianos huyeron el pasado febrero de la provincia del Norte del Sinaí (noreste), donde tiene su base Wilayat Sina, la filial egipcia del EI, después de que se produjeran varios ataques y amenazas contra esta comunidad por parte de los extremistas musulmanes.

Los cristianos coptos representan entre el 10 y el 12 por ciento de la población de Egipto.

Los atentados del pasado abril llevaron al Gobierno a decretar el estado de emergencia en todo el territorio del país, que se aplica de forma ininterrumpida en el Norte del Sinaí desde 2014.

Fuente: EFE