Colombia

El abrazo de dos antagónicos, la paz hecha realidad

Un fruto exponencial de la visita de Francisco a Colombia. "Foto con Jorge Lara, hijo del ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla Q.E.P.D. asesinado por mi padre”, escribió Juan Pablo, el hijo de Pablo Escobar. Ambos presenciaron la misa en Cartagena.
Comparte

“La paz hecha realidad, no utopía. Gracias a su santidad el papa Francisco por esos instantes de oración en la Iglesia San Pedro Claver de Cartagena, por la Paz y la reconciliación. Foto con Jorge Lara, hijo del ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla Q.E.P.D. asesinado por mi padre”, escribió Juan Pablo Escobar Henao, hijo del narcotraficante más famoso de Colombia.

El momento de oración del Papa Francisco este domingo desde la iglesia San Pedro Claver, en Cartagena, unió a los herederos de dos personajes que la historia enfrentó de manera violenta en los años en el que el narcotráfico volaba edificios y mataba policías a diario.

Lara Bonilla, desde la cartera de Justicia, le declaró la guerra al narcotráfico en los años 80. El encarado enfrentamiento de Lara Bonilla contra Pablo Escobar le costó la vida la noche del 30 de abril de 1984, cuando sicarios en moto descargaron, con una ametralladora, decenas de balas sobre el vehículo en el que se movilizaba el funcionario.

En 2008, el hijo del Escobar les había pedido perdón por los crímenes cometidos por su padre a los hijos de Luis Carlos Galán, candidato presidencial asesinado por el narcotráfico el 18 de agosto de 1989. La misiva también fue enviada a Rodrigo Lara Restrepo, hijo del Lara Bonilla.

No es la primera vez que los dos conversan. En 2010, Escobar Henao y Lara Restrepo tuvieron un primer encuentro, el cual sucedió antes del estreno del documental ‘Pecados de mi padre’, según informó en su momento el diario español El País.

Los dos se volvieron amigos, dice ese medio.

“Encontrarnos fue difícil, pero ahora miramos al futuro, no queremos estar en el presente hablando permanentemente del pasado”, declaró entonces Escobar Henao.


Fuente: El Espectador / Pulzo