Miércoles 24.05.2017

El día que Bergoglio le ganó a Fidel

Evocación. Uno de los realizadores cuenta cómo fue el camino hasta lograr el máximo galardón de la TV.
Comparte

-- Testimonio de Julian Rousso (Productor) --

El Emmy Internacional es a los programas de televisión no estadounidenses lo que es el Oscar a las películas extranjeras. Miles de realizaciones de todo el mundo fueron postuladas desde que hace 44 años comenzó a otorgar- se el galardón y sólo dos producciones argentinas lo recibieron. Para nuestra productora era un sueño nunca abandonado pese a cinco intentos. Ahora, íbamos por el sexto con el primer papa latinoamericano, jesuita, argentino como el gran protagonista representado en nuestra miniserie ... Ese hombre que sorprende al mundo con su estilo sencillo, austero, directo, sin temor a enfrentar a los poderosos, dispuesto a ser un soplo de aire fresco en una Iglesia que recibió con muchos problemas. No dudamos: ahí estaba una buena historia y también un gradesa o. ¿Pero por dónde comenzar? Decidimos tomar como punto de partida la única biografía de Jorge Bergoglio escrita antes de su elección como pontífice, en base a su propia narración a los periodistas Francesca Ambrogetti y Sergio Rubín, para el libro “El jesuita”, hoy best seller mundial.

No era nada fácil encarar una realización que tenía como eje la figura de un líder religioso. El riesgo de caer en estereotipos burdos era grande. Excede largamente a este espacio mencionar a todos aquellos que sumaron su profesionalismo para llegar al producto final, que nos dejó contentos a todos. Y hasta, admito, nos emocionó. De todas formas, en la ceremonia de entrega de las medallas a los nominados al Emmy, dije al subir al escenario, un poco en broma, un poco en serio, que esperaba que el Papa Francisco constituyera una “ayuda extra” para esta vez sí alcanzar el galardón. La productora de otra gran competidora, un documental sobre Fidel Castro, de la CNN, recogió el guante y a su turno exclamó: “¡Veremos quién gana, si la Revolución o el Papa Francisco!”. Dos días después llegó la respuesta y esta vez la sexta fue la vencida.

¡Cuánta alegría! Alegría que será completa el día que le podamos entregar el premio al gran protagonista: el Papa Francisco.