TRAS UN DURO DIAGNÓSTICO SOCIAL

El gobierno bonaerense convocó al diálogo a dos obispos críticos

Eduardo García, de San Justo, y Jorge Lugones, de Lomas de Zamora, se reunirán con funcionarios de Vidal para analizar la situación en los barrios más pobres del conurbano. "Solo queremos que miren lo que está pasando”, dijo el prelado matancero.
Comparte

Luego de que esta semana el obispo de San Justo, monseñor Eduardo García, junto a su par de Lomas de Zamora, Jorge Lugones, planteara un duro diagnóstico sobre lo que está pasando en los sectores más vulnerables del conurbano bonaerense, el Gobierno provincial los convocó a una reunión que se concretará la próxima semana.

“Hubo una invitación al diálogo por parte de las autoridades de la Provincia para que charlemos sobre esto, tanto a mí como al obispo de Lomas de Zamora, y nos reuniremos la semana que viene”, confirmó monseñor García a El1 Digital.

"La realidad de los barrios más pobres requiere caminar e instalarse para cambiarla desde adentro; no se soluciona con un plan o un decreto, sino con un Estado presente", expresó.

En ese marco, el titular del Obispado de San Justo planteó que el documento dado a conocer esta semana, en que se elevaba el pedido de que “no nos arrebaten la paz social”, tuvo “la intención de manifestar lo que está pasando para ayudar a tomar conciencia a quienes tienen la responsabilidad de intervenir en esas realidades y para pedirles que fijen la atención en esto, que nos está golpeando duro”.

“La violencia, la marginalidad y un Estado ausente van generando el caldo de cultivo que da lugar a estallidos que nos arrebatan la paz. La realidad de los barrios más pobres requiere caminar e instalarse para cambiarla desde adentro; no se soluciona con un plan o un decreto, sino con un Estado presente desde la salud, la educación y los servicios básicos porque, cuando una persona no tiene dignidad, pierde el sentido de su vida”, apuntó monseñor García.

No obstante, el obispo de San Justo insistió en desechar cualquier tipo de especulación política a raíz de ese documento. “No estamos acusando a nadie, solo queremos que miren lo que está pasando”, remarcó.

“Yo creo que, a veces, lo político-partidario se pone por encima del bien común del pueblo. La chicana política y estar más preocupado en las campañas y en los votos, hace que los dirigentes se alejen de las necesidades del pueblo. Muchas veces pienso que los millones que se invierten en las campañas podrían plasmarse en cientos de escuelas y salas de salud; entonces, invertir tanto dinero en una campaña y, después, no dar respuesta a la ciudadanía es una suerte de sinsentido que hace que perdamos el horizonte de la realidad”, analizó.

Con respecto a los resultados de la reunión que mantendrá con el Ejecutivo bonaerense –aun, no se confirmó si será recibido por la Gobernadora, María Eugenia Vidal, con quien ya ha mantenido un encuentro en julio-, monseñor García planteó que “no hay que esperar resultados mágicos”.


“No porque digamos algo tenemos que pensar que ya se resolvió. Va a haber un resultado si todos los sectores empezamos a caminar juntos buscando soluciones, que van a surgir de manera colectiva. Cuando el bien de la patria se convierta en una causa de todos, tendremos resultados. Esperemos lograrlo por los postergados, que son quienes sufren más y tienen menos perspectivas de vida digna”, concluyó.

Fuente: El1 Digital