Hay temor de revueltas

El mundo islámico repudia que Jerusalén sea capital israelí

Varios líderes musulmanes se movilizaron desesperadamente contra esa presunta medida que anunciaría el presidente Donald Trump, pues temen que desate tal furia en la comunidad islámica que se hundirían las esperanzas de paz en una región convulsionada.
Comparte

Tras conocerse que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está cerca de tomar una decisión sobre el eventual traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén, y el reconocimiento de esta ciudad como capital de Israel, el mundo árabe entró en eclosión para advertir las negativas consecuencias que esa decisión podría atraer a una región cuya estabilidad pende de un hilo.

Varios líderes palestinos se movilizaron desesperadamente contra esa presunta medida de Washington, pues temen que desate tal furia en el mundo árabe que se hundirían las esperanzas de paz en la región. De hecho, el movimiento islamista Hamas amenazó con una nueva "intifada".

En un discurso ante el parlamento, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, señaló que esta declaración llevaría a Ankara a romper sus relaciones diplomáticas con Israel. El dirigente convocará además una cumbre de los países de la Organización para la Cooperación Islámica para oponerse a cualquier medida relacionada con el reconocimiento de Jerusalén como capital israelí.

A su vez, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, desaconsejó a su par estadounidense tomar tal decisión durante una conversación telefónica. Macron expresó su "preocupación" por los supuestos planes de Washington y advirtió que el estatus de Jerusalén debe ser definido en conversaciones de paz entre israelíes y palestinos.

También Jordania, el estado árabe que ampara la posición palestina, sostuvo que "cualquier decisión que reconozca Jerusalén como la capital de Israel acarreará repercusiones peligrosas debido a la alta estima que de Jerusalén tienen no solo los palestinos y los jordanos, sino también el mundo árabe y el musulmán".

Pese a todo, el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí respondió a las amenazas de Turquía y otras naciones y aseguró que Jerusalén es su capital, lo acepte o no el mundo árabe.

"Jerusalén es la capital del pueblo judío desde hace 3.000 años y la capital de Israel desde hace 70 años, más allá de que lo reconozca Erdogán o no", aseguró en un comunicado el portavoz de Exteriores, Emanuele Nahson.

El estado de Israel considera a Jerusalén como su capital. Casi toda la comunidad internacional rechaza esta posición apuntando que el estatus de la ciudad debe decidirse en conversaciones de paz con los palestinos, que reclaman la parte oriental también como su capital.

El sistema de defensa israelí se prepara para una "posible violenta" revuelta palestina en Israel, en especial en Jerusalén, si acaso se concretan los planes de Trump de reconocer a la Ciudad Santa como la capital del estado judío.


Fuente: agencias