Para afrontar el flagelo de los abusos

El Papa convoca a presidentes de los episcopados de todo el mundo

Lo informó el Vaticano tras la sesión del Consejo de Cardenales con Francisco. La cumbre inédita forma parte de las medidas del pontífice para extirpar de raíz y terminar con el problema de abusos por parte del clero extendido por varios países.
Comparte

El Papa Francisco convocó a los presidentes de todas las conferencias episcopales del mundo a una cumbre en febrero para analizar la prevención del abuso sexual de parte de clérigos y la protección de los niños, anunció el miércoles el Vaticano.

Después de escuchar al Consejo de Cardenales (C9), Francisco convocó a una reunión con los presidentes de las Conferencias Episcopales de la Iglesia Católica de todo el mundo para hablar de la "protección de los niños" y "la prevención de abusos sobre menores y adultos vulnerables".

La reunión con el pontífice se celebrará en el Vaticano del 21 al 24 de febrero de 2019, refirió la vicedirectora de la sala de prensa vaticana, Paloma García Ovejero, al leer un comunicado del Consejo de Cardenales.

El anuncio se hizo al término de la 26ª reunión del C9, el grupo de cardenales que ayudan al Papa en la reforma de la Curia romana y en el gobierno de la Iglesia universal. Consejo que no cuenta con todos sus miembros, pues faltan los cardenales Francisco Errázuriz, George Pell y Laurent Monsengwo Pasinya.

El caso estadounidense (con el informe del Gran Jurado de Pennsylvania y las nuevas investigaciones en diferentes de los Estados de la Unión Americana), así como el “comunicado” de Viganò han provocado que aumenten las peticiones para que se discuta mucho más afondo el problema. Impulsando a algunos, como el arzobispo de Filadelfia, Charles Chaput, a pedir al Papa que cancelara el inminente Sínodo sobre los jóvenes, para sustituirlo con un Sínodo especial dedicado a los abusos.

La convocatoria para los líderes de las Conferencias Episcopales del mundo representa, pues, una respuesta a las preguntas y a las expectativas, y también el reconocimiento de la centralidad del problema y de la importancia de garantizar cada vez más y mejor la seguridad para los niños y jóvenes, actuando con determinación y rapidez; escuchando a las víctimas y acogiéndolas para ayudarlas; impidiendo que estos abominables crímenes sean encubiertos u olvidados.

En la rueda de prensa con los periodistas, la portavoz vaticana explicó que «gran parte de los trabajos del Consejo se dedicó a los últimos ajustes del borrador de la nueva Constitución apostólica de la Curia romana, cuyo título provisional es “Praedicate evangelum”».

El llamado C9 ya entregó a Bergoglio el texto del borrador que será revisado tanto en su estilo como en sus contenidos canónicos. Además, como se indicó el lunes pasado, el C9 le pidió al Papa «una reflexión sobre el trabajo, la estructura y la composición del mismo Consejo, teniendo presente la avanzada edad de algunos de sus miembros».

Una manera para afirmar que con la nueva Constitución apostólica sobre la Curia, después de cinco años de trabajo, el C9 ha llegado a un momento crucial de cambio: se necesita verificar cómo proceder y replantear su estructura. Esta reflexión también será la ocasión para cambiar a parte de sus miembros. La alusión a la edad puede referirse al hecho de que por lo menos tres de los actuales miembros del Consejo podrían no ser confirmados: se trata de los cardenales que han estado ausentes en estos días Errázuriz, Pell y Monsengwo.

«Para diciembre no habrá nuevos miembros del C9 –dijo Paloma García Ovejero. Si habrá cambios, veremos. Por ahora, el Consejo está compuesto por estos nueve que conocemos». Palabras que indican la voluntad del Papa de proceder sin prisas.

La vicedirectora de la Sala de Prensa de la Santa Sede, con respecto a la esperada (y anunciada) declaración con las «necesarias aclaraciones» sobre el caso Viganò, dijo que todavía no hay una fecha precisa.

Durante estos días, el C9 «ha reflexionado ampliamente junto con el Santo padre sobre los temas del abuso» y «también ha sido motivo de atención el cuidado pastoral para el personal» que trabaja en la Curia romana. El cardenal Sean Patrick O’Malley «ha actualizado a los presentes sobre el trabajo de la Pontificia Comisión para la Tutela de los menores». Para concluir, «una vez más, los cardenales han expresado plena solidaridad al Papa Francisco por lo que ha sucedido en las últimas semanas».

Fuente: Vatican Insider y agencias