audiencia general de los miércoles

El Papa: "El cristianismo no es una ideología sino un acontecimiento"

Francisco rechazó la idea de un sistema filosófico, y señaló que la muerte de Cristo es histórica, y no se requiere un acto de fe. Pero sí en la Resurrección, ya que "la fe nace en Pascua", y no es tanto "nuestra búsqueda de Dios como la suya de nosotros"
Comparte

“Aceptar que Cristo ha muerto, y ha muerto crucificado, no es un acto de fe, es un hecho histórico. En cambio, creer que ha resucitado sí. Nuestra fe nace en la mañana de Pascua”, con estas palabras el Papa Francisco explicó en la audiencia general del miércoles de la Octava de Pascua, que la Resurrección de Cristo es el fundamento de la esperanza cristiana.

Continuando su ciclo de catequesis sobre la esperanza, el Obispo de Roma señaló que siguiendo el itinerario de catequesis sobre esta virtud, “deseo hablarles de Cristo Resucitado, nuestra esperanza, así como lo presenta San Pablo en la Primera Carta a los Corintios”.

“Hablando a los cristianos, Pablo parte de un dato indudable, que no es el éxito de una reflexión de algún hombre sabio -afirmó el Papa-, sino un hecho, un simple hecho que ha intervenido en la vida de algunas personas”.

“El cristianismo nace de aquí -precisó el Pontífice-, no es una ideología, no es un sistema filosófico, sino un camino de fe que parte de un acontecimiento, testimoniado por los primeros discípulos de Jesús. “Pablo resume de este modo el anuncio de este hecho dijo el Papa: Jesús murió por nuestros pecados, fue sepultado, resucitó al tercer día y se apareció a Pedro y a los Doce”. Este es el hecho. Ha muerto, fue sepultado, ha resucitado, se ha aparecido. Es decir: Jesús está vivo. Este es el núcleo del mensaje cristiano.

Bergoglio explicó que “el cristianismo no es sólo la búsqueda titubeante que nosotros hacemos de Dios, sino aquella que Él hace de nosotros, porque Jesús nos ha aferrado para no dejarnos jamás. Por eso el cristianismo es una gracia, una sorpresa, y presupone un corazón que sea capaz de maravillarse”. Porque “un corazón cerrado, un corazón racional, es incapaz de maravillarse y no puede comprender lo que es el cristianismo. El cristianismo en una gracia y la gracia sólo se percibe, es más, se encuentra, en el estupor del encuentro”, concluyó.

Fuente: Radio Vaticana