DRAMÁTICO RESCATE EN TAILANDIA

El Papa había rezado por los niños atrapados en una caverna

Fue durante el Ángelus del 1° de julio, cuando aseguró sus oraciones por los jóvenes futbolistas y su entrenador, que permanecieron dentro de una cueva inundada y ya fueron rescatados.
Comparte

Durante el Ángelus del 1 de julio de 2018, el Papa Francisco ha asegurado sus oraciones por los niños atrapados en una cueva subterránea en Tailandia: los auxilios se activan para recuperar la docena de jóvenes futbolistas y su entrenador, desaparecidos en esta Cueva inundada desde el 23 de junio.

"También aseguro mis oraciones por los jóvenes atrapados durante más de una semana en una cueva subterránea en Tailandia", imploraba el pontífice en aquella oportunidad.

Cuatro jóvenes fueron rescatados hoy en una cueva de Tailandia y están recibiendo tratamiento médico, informó este el gobernador provincial, Narongsak Osottanakorn, pese a que otras fuentes oficiales habían hablado previamente de seis rescatados.

Tres de los chicos fueron trasladados en helicóptero a un hospital y el cuarto en ambulancia, dijo Narongsak, gobernaodr provincial de Chiang Rai y responsable máximo del operativo de rescate.

Los nueve jóvenes restantes toavía se encuentran entro de la cueva, a cuatro kilómetros de la salida, afirmó en una breve rueda de prensa, contradiciendo así informaciones previas que hablaban de seis rescatados.

"Fuimos más rápido de lo esperado" y "la operación transcurrió sin problemas", explicó el gobernador.

La operación de rescate proseguirá dentro de 10 o 20 horas, añadió Narongsak, ya que los buzos necesitan reponer las existencias de oxígeno utilizadas durante la primera fase del rescate. Durante el operativo todos los jóvenes utilizaron máscaras para respirar y fueron guiados por los buzos a lo largo del túnel, señaló.

"Me alegra que nuestra misión concluyese con éxito para los cuatro primeros", dijo el gobernador.

El grupo, integrado por 12 chicos de entre 11 y 16 años de un equipo de fútbol y su entrenador, de 25, está atrapado desde el 23 de junio en el interior de la cueva Tham Luang-Khun Nam Nang Non, en una región próxima a la frontera con Myanmar. El pasado 2 de julio fueron localizados por los equipos de rescate.

Los muchachos y su entrenador fueron de excursión a la cueva tras un entrenamiento de fútbol, pero una inundación repentina los sorprendió y quedaron aislados a cuatro kilómetros de la entrada.

Partes de la cueva estuvieron en los últimos días bajo el agua, lo que implicaba que los jóvenes debían atravesar algunos sectores con equipos de buceo.
Los niveles de agua dentro de la caverna bajaron lo suficiente durante en las últimas jornadas gracias a los esfuerzos de drenaje. Se tomó la arriesgada decisión de intentar el rescate ante el temor de que el nivel del agua pudiese volver a subir si se producen nuevas lluvias.

Además, en las últimas jornadas el nivel de oxígeno se redujo de un 21 por ciento, un nivel normal, a sólo un 15 por ciento, lo que hizo aumentar la preocupación por la situación de los jóvenes.

VR y EFE