nuevo reglamento para la vida contemplativa

El Papa habilita a las monjas de clausura a usar internet

Francisco especificó que las religiosas contemplativas pueden utilizar las redes "con prudente discernimiento" y las alentó a elegir "con sobriedad y criterio" las noticias sobre la Iglesia que consideren esenciales.
Comparte

El Papa Francisco reiteró este martes a las monjas de clausura que pueden usar medios de comunicación de todo tipo "con prudente discernimiento" y las convocó a "escoger" las noticias que consideren "esenciales" sobre la Iglesia.

"El uso de los medios de comunicación, por razones de información, de formación o de trabajo, se puede permitir en el monasterio, con prudente discernimiento, para utilidad común", aseveró el pontífice en la reglamentación que publicó este martes el Vaticano acerca del documento de 2016, "Vultum Dei Quaerere" ("La búsqueda del rostro de Dios").

La "instrucción aplicativa" dada a conocer este martes con el título de "Cor Orans" reglamenta el escrito destinado a las monjas de clausura de todo el mundo "sobre la vida contemplativa femenina".

"Estos medios, por lo tanto, se deben usar con sobriedad y criterio, no sólo respecto a los contenidos sino también a la cantidad de información y al tipo de comunicación", agrega  el documento que Francisco aprobó el 25 de marzo pasado
y que no incluye ninguna referencia directa a redes sociales o aplicaciones de mensajería.

El uso de medios de comunicación de todo tipo, había escrito Jorge Bergoglio en aquella ocasión y reiteró hoy, puede hacerse "según las disposiciones del Capítulo conventual contenidas en el proyecto comunitario de vida".

La instrucción de 289 puntos servirá para regular la aplicación del escrito de 2016 y "quiere aclarar las disposiciones de la
ley, desarrollando y determinando los procedimientos para ejecutarla", según expresa en su introducción.

Francisco agrega ahora que "las monjas procuran tener la debida información sobre la Iglesia y el mundo, no con multitud de noticias, sino sabiendo escoger las que son esenciales a la luz de Dios".

En el escrito de hace dos años, el pontífice ya había advertido a las monjas sobre la posibilidad de que los medios de comunicación puedan ser "una ocasión para la distracción" o "un obstáculo" para la vida contemplativa, pero les daba vía libre para su uso.

En ese sentido, instó entonces a que los medios "no sean ocasión para la distracción y la evasión de la vida fraterna en comunidad, ni sean nocivos para vuestra vocación o se conviertan en obstáculo para vuestra vida enteramente dedicada a la contemplación".


Fuente: Télam