SALUDO A LOS COMUNICADORES

El Papa pidió a los periodistas que se empeñen en buscar la verdad

El pontífice recordó que se celebra la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que este año lleva por lema "Fake news y periodismo de paz". En su mensaje, los instó a reconocer las falsas noticias y defenderse del "virus de la falsedad".
Comparte

El papa Francisco recordó que este domingo se celebra la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, sobre el tema “Fake news y periodismo de paz”.

Tras el rezo del Regina Coeli desde la ventana del departamento apostólico, el pontífice saludó “a todos los operadores de los medios de comunicación” y dirigió un mensaje especial "a los periodistas que se empeñan en buscar la verdad de las noticias, contribuyendo a crear una sociedad justa y pacífica”.

En su mensaje para la 52° Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, difundido en enero pasado, el pontífice exhortó a los comunicadores a favorecer “un periodismo de paz” y “prevenir la difusión de las noticias falsas”.

“El hombre, si sigue su propio egoísmo orgulloso, puede también hacer un mal uso de la facultad de comunicar”, advirtió Francisco en su mensaje. “Por el contrario, en la fidelidad a la lógica de Dios, la comunicación se convierte en lugar para expresar la propia responsabilidad en la búsqueda de la verdad y en la construcción del bien”, explicó.

“Hoy, en un contexto de comunicación cada vez más veloz e inmersos dentro de un sistema digital, asistimos al fenómeno de las noticias falsas, las llamadas ‘fake news’”, dijo y señaló su deseo de hacer un aporte “al esfuerzo común para prevenir la difusión de las noticias falsas y para redescubrir el valor de la profesión periodística y la responsabilidad personal de cada uno en la comunicación de la verdad”.

Luego, Francisco detalló qué son las “fake news” (noticias falsas), cómo reconocerlas y cómo defenderse del “virus de la falsedad”.

“El antídoto más eficaz es dejarse purificar por la verdad”, afirmó. “Para discernir la verdad es preciso distinguir lo que favorece la comunión y promueve el bien, y lo que, por el contrario, tiende a aislar, dividir y contraponer”, añadió.

“El mejor antídoto contra las falsedades –reiteró- no son las estrategias, sino las personas, personas que, libres de la codicia, están dispuestas a escuchar y permiten que la verdad surja a través de la fatiga de un diálogo sincero; personas que, atraídas por el bien, se responsabilizan en el uso del lenguaje”.

“Si el camino para evitar la expansión de la desinformación es la responsabilidad, quien tiene un compromiso especial es el que por su oficio tiene la responsabilidad de informar, es decir: el periodista, custodio de las noticias. Este, en el mundo contemporáneo, no realiza sólo un trabajo, sino una verdadera y propia misión”, aseguró.

El periodista, “tiene la tarea, en el frenesí de las noticias y en el torbellino de las primicias, de recordar que en el centro de la noticia no está la velocidad en darla y el impacto sobre las cifras de audiencia, sino las personas. Informar es formar, es involucrarse en la vida de las personas”, aseveró Francisco. “Por eso, la verificación de las fuentes y la custodia de la comunicación son verdaderos y propios procesos de desarrollo del bien que generan confianza y abren caminos de comunión y de paz”, puntualizó.

“Por lo tanto, deseo dirigir un llamamiento a promover un periodismo de paz, sin entender con esta expresión un periodismo ‘buenista’ que niegue la existencia de problemas graves y asuma tonos empalagosos”, agregó el pontífice y aclaró: “Me refiero, por el contrario, a un periodismo sin fingimientos, hostil a las falsedades, a eslóganes efectistas y a declaraciones altisonantes; un periodismo hecho por personas para personas, y que se comprende como servicio a todos, especialmente a aquellos –y son la mayoría en el mundo– que no tienen voz; un periodismo que no queme las noticias, sino que se esfuerce en buscar las causas reales de los conflictos, para favorecer la comprensión de sus raíces y su superación a través de la puesta en marcha de procesos virtuosos; un periodismo empeñado en indicar soluciones alternativas a la escalada del clamor y de la violencia verbal”.

La Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales fue establecida en 1963 mediante el decreto "Inter mirífica" del Concilio Vaticano II y se celebra en muchos país, por recomendación de los obispos del mundo, el domingo antes de Pentecostés (en 2018 será el 13 de mayo).

VR