una iglesia ortodoxa autocéfala

El Papa recibió al Primado de las Tierras Checas y de Eslovaquia

Se reunió con el metropolita Rastislav, quien hizo su primera visita a Roma. Francisco recordó que en el diálogo ecuménico "unidad no significa uniformidad" y deseó que santos Cirilo y Metodio acompañen el camino hacia la unidad plena.
Comparte

El Papa Francisco mantuvo un encuentro en el Vaticano con Su Beatitud Rastislav, arzobispo de Prešov y metropolitano de las Tierras Checas y de Eslovaquia. El Primado de esa Iglesia Ortodoxa elegido en 2014 realiza por primera vez realiza su peregrinación a Roma como metropolita, y su visita ha comprendido entre otras actividades, la celebración de la Divina Liturgia en la antigua Basílica de San Clemente, donde se encuentra la tumba de san Cirilo, apóstol de los eslavos.  

En el saludo que el Papa Francisco le dirigió, complacido de la visita que sucede a la realizada el año pasado por el cardenal Kurt Koch, recordó, en primer lugar, las palabras del apóstol Pablo, «Busquemos lo que conduce a la paz y a la construcción mutua»; y evocando la presencia en Roma de la tumba de san Cirilo, a la que el Primado ortodoxo rindió homenaje, compartió tres pensamientos.
 
En primer lugar recordó la historia de los santos hermanos Cirilo y Metodio, quienes realizaron su tarea evangelizadora en tierras eslavas: “Según la tradición, - expresó - fueron los hermanos Cirilo y Metodio, procedentes de Salónica, quienes llevaron al Papa Adriano II las reliquias de San Clemente, uno de los primeros obispos de Roma, quien muriera en el exilio bajo el emperador Trajano. El gesto de Cirilo y Metodio nos recuerda que nosotros los cristianos hemos heredado -y tenemos continuamente la necesidad de compartir- un inmenso patrimonio común de santidad”. “¡Que el ejemplo de Cirilo y Metodio nos ayude a mejorar este patrimonio de santidad que ya nos une!”, rezó.
 
El segundo pensamiento presentado por el Papa fue aquel referido a la relación entre la evangelización y la cultura. Haciendo presente que los santos hermanos tuvieron la audacia de traducir el mensaje del Evangelio “a un lenguaje accesible para los pueblos eslavos de la Gran Moravia”, el Santo Padre remarcó cómo los hermanos venerados por las Iglesias de Oriente y Occidente, encarnaron el Evangelio en la cultura misma, y señaló a partir de ello la necesidad de “ponerse a la escucha del Espíritu”, que inspira “vías nuevas y valientes para evangelizar a nuestros contemporáneos”.
 
El último pensamiento que el pontífice realizó fue sobre la superación de las divisiones entre comunidades cristianas de diferentes culturas y tradiciones.

“En este sentido, podemos decir que fueron «auténticos precursores del ecumenismo» (JP II, Carta Slavorum Apostoli, 14)”, dijo. “Nos recuerdan que la unidad no significa uniformidad, sino reconciliación de las diversidades en el Espíritu Santo”.

“Que el testimonio de los santos Cirilo y Metodio –añadió- pueda acompañarnos a lo largo del camino hacia la unidad plena, estimulándonos a vivir esta diversidad en comunión y a no desanimarnos jamás en nuestro camino, que estamos llamados a hacer por voluntad del Señor y con alegría”.

La Iglesia ortodoxa de las Tierras Checas y de Eslovaquia es una de las 14 iglesias ortodoxas autocéfalas de tradición bizantina. Es la última en el orden de las iglesias locales y también es la más pequeña en cuanto al número de fieles, pero sus derechos en la comunión ortodoxa son los mismos que los de los otros Patriarcados o iglesias autocéfalas.


Fuente: Vatican News