juan pablo ii también lo hizo, en 1996

Genocidio de Ruanda: El Papa renovó el pedido de perdón

Lo hizo ante el presidente ruandés, que lo visitó en el Vaticano, por "las faltas de los miembros de la Iglesia que cedieron al odio" en la matanza de 800.000 tutsis. Y lamentó que esa actuación "haya desfigurado el rostro" de la institución católica.
Comparte

El Papa Francisco recibió en el Vaticano al presidente ruandés Paul Kagame, a quien le pidió perdón por los "pecados" de la Iglesia en el genocidio que hubo en 1994 en el país africano contra la minoría Tutsi.

Francisco le manifestó al mandatario "el renovado pedido de perdón a Dios por los pecados y las faltas de la Iglesia y de sus miembros, entre ellos sacerdotes, religiosos y religiosas, que cedieron al odio y a la violencia" durante el genocidio que en apenas tres meses dejó al menos 800.000 muertos, cerca del 75% de los tutsi, a manos de la mayoría gobernante hutu.

Este lunes, el Papa expresó además "su profundo dolor, el de la Santa Sede y el de la Iglesia por el genocidio contra los tutsi, expresó su solidaridad a las víctimas y a cuantos continúan sufriendo las consecuencias de esos trágicos hechos", señaló un comunicado del Vaticano tras la reunión.

En 1996, el entonces pontífice Juan Pablo II ya había asegurado que "todos los miembros de la Iglesia que pecaron durante el genocidio deben tener el coraje de hacerle frente a las consecuencias de los actos cometidos contra Dios y la humanidad".

En abril de 2014, Francisco recibió en el Vaticano a los obispos de Ruanda y ante ellos consideró "una prioridad la reconciliación y la cura de las heridas" del genocidio.

"Os animo a perseverar en este compromiso, que ya habéis asumido con numerosas iniciativas. El perdón de las ofensas y la reconciliación auténtica, que podrían parecer imposibles tras tanto sufrimiento, son sin embargo un don posible", exhortó por entonces el Papa.

En el encuentro del lunes con el presidente, Francisco "expresó la esperanza de que este humilde reconocimiento de conducta indebida en esa circunstancia, que, por desgracia, ha desfigurado el rostro de la Iglesia", contribuya a "purificar la memoria "y promover la esperanza y la confianza renovada en un futuro de paz, (...) dignidad de la persona humana y el bien común".

El pontífice y Kagame destacaron también, en una reunión de 25 minutos en la Biblioteca del Palacio Apostólico, "la colaboración entre el Estado y la Iglesia en la obra de reconciliación nacional y de consolidación de la paz en beneficio de la entera nación".


Fuente: Télam