Miércoles 19.12.2018

entrará en vigencia en junio

El Papa simplifica la estructura administrativa del Estado Vaticano

La racionalización y la transparencia son los criterios en que se basa la nueva norma para la Gobernación. Reduce de nueve a siete las direcciones y las oficinas centrales, de cinco a dos. Un nuevo órgano auditará la administración.
Comparte

El Papa Francisco ha aprobado la reorganización y simplificación de la estructura administrativa del Gobierno del Estado de la Ciudad del Vaticano para dotarla de mayor "transparencia y coherencia normativa", informó la Santa Sede. 

El pontífice emitió un "motu proprio" (documento) con fecha del 25 de noviembre para aprobar la Nueva Ley para el Gobierno del Estado de la Ciudad del Vaticano, que entrará en vigor el 7 de junio de 2019 y deroga la legislación anterior, de 2002. 

En un comunicado, Francisco defiende la necesidad de reorganizar la gobernación vaticana "con el objetivo de hacerla cada vez más idónea a las exigencias actuales" y para seguir garantizando "la absoluta y visible independencia" del Estado, formado en 1929. 

La nueva legislación ha sido desarrollada por una comisión en base a principios económicos, de racionalización y simplificación y siguiendo "criterios funcionales, de transparencia, de coherencia normativa y flexibilidad organizativa", según la nota. Una tarea que el pontífice ha confiado al cardenal Giuseppe Bertello, presidente del Governatorato del Estado de la Ciudad del Vaticano, con la colaboración de una comisión de trabajo.

En el documento se define la Gobernación como el ente que ejerce "el poder" para garantizar la independencia de la Santa Sede y está formada por órganos de Gobierno y por una serie de organismos temáticos (consultivos, operativos, científicos y auxiliares). 

Para simplificar esta estructura, la ley prevé la reducción de los organismos consultivos, disminuyendo el número de direcciones temáticas con las que cuenta, de las nueve actuales a siete, al suprimir la Dirección de Tesorería de Estado y la de Farmacia. 

Ahora el Vaticano contará con la Dirección de Infraestructuras y Servicios, la de Telecomunicaciones y Sistemas Informáticos, la de Economía (que integra la Tesorería), la de Servicios de Seguridad y Protección Civil y la de Sanidad e Higiene (con la Farmacia). 

También tendrá una Dirección de los Museos y los Bienes Culturales y otra dedicada a la gestión y tutela de las Villas Pontificias. 

Además de estas direcciones, permanece como organismo científico la "Specola Vaticana", el observatorio astronómico de la Santa Sede, situado en el palacio apostólico del Castelgandolfo. 

Asimismo, se reduce el número de oficinas centrales, de cinco a dos (la Jurídica y la del Personal) y acaba con las de Filatelia y Numismática, Sistemas Informáticos y Archivos de Estado, cuyas competencias son asumidas por varias direcciones. 

Los órganos de Gobierno -Presidencia, Secretaría General y Vicesecretaría- incluyen la Unidad de Control e Inspección, una nueva figura que deberá "verificar el cumplimiento de la normativa y valorar la eficiencia y eficacia" de la administración.

La nueva legislación tiende a una descentralización moderada, responsabilizando a los titulares de los departamentos u oficinas, llamados a responder de los actos individuales, de los resultados alcanzados con respecto a los objetivos asignados, de la seguridad en el lugar de trabajo y de la protección de datos.



Fuente:  EFE / Vatican Media