En su exposición durante el debate

El senador Pichetto criticó a la Iglesia católica y los evangélicos

El legislador justicialista acusó a las confesiones religiosas de “aprovecharse de la inocencia” de la gente y no permitir la “modernización” del país. Abogó por un “Estado laico”.
Comparte

Con críticas para Mauricio Macri, Cristina Kirchner y la Iglesia, el senador Miguel Ángel Pichetto brindó su discurso de cierre en el debate por la ley de aborto legal, que luego fue rechazada por 38 votos, contra 31 afirmativos.

El legislador fue tajante al considerar que el abordaje y avance en una ley para legalizar el aborto "tiene que ver con la Argentina moderna o la Argentina del atraso". En ese sentido, opinó que "la iglesia y otros credos juegan con la inocencia de la gente".

Pichetto recordó los derechos civiles logrados a lo largo de la historia y resumió: "Se trata de normas que regulan relaciones humanas en el Estado. La religión no puede imponer al conjunto del país su visión sobre normas que son civiles dentro de un Estado laico".

El legislador recordó entonces algunas declaraciones que se habían escuchado durante el debate por el matrimonio igualitario: "Hubo un obispo que llegó a sostener que el demonio andaba caminando por las calles de Buenos Aires".

Siempre haciendo referencia al objetivo de alejarse del atraso, el senador peronista señaló que "el derecho a la felicidad y al reconocimiento es uno de los grandes temas de la sociedad modena. El reconocimiento significa ponerse en el lugar del otro y el siglo 21 es el siglo de la mujer". En ese sentido, subrayó: "El derecho a la felicidad, a elegir, me parece un tema central en una sociedad moderna, plural y abierta".

Con estas palabras, el legislador se dirigió a quienes incluyeron otro color en las manifestaciones verdes y celestes. Se trataba de aquellos que llevaban el pañuelo naranja, cuya consigna es "Iglesia y Estado, asuntos separados".

En su discurso de cierre, Pichetto también repartió críticas para el presidente Macri y para la senadora Cristina Kirchner, que estaba sentada en su banca en ese momento.

"Rescato la decisión de Macri de poner este debate en la sociedad, la demanda estaba en la calle. Pero los grandes cambios se producen cuando hay un fuerte decisionismo y más en un país de naturaleza presidencial como la Argentina. Entonces, la opinión del presidente no puede ser abierta, debería haberse comprometido con todo en la decisión de que esta ley saliera. La Argentina hubiera sido un poquito más justa", dijo en su párrafo aparte para cuestionar al líder de Cambiemos.

Y a Cristina Kichner le reprochó la ausencia de un debate para legalizar el aborto durante su gobierno: "En los últimos años hemos votado por una importante ampliación de derechos. Este tema se nos pasó, debemos hacer una autocrítica. Es una pena que no hayamos abordado esto antes".

Sobre el final, el senador se mostró optimista, a pesar de que la ley para legalizar el aborto no avanzó en esta oportunidad: "Si el Senado hoy no está a la altura de las demandas sociales, este tema en el futuro se va a tratar. Sino, creo en la Corte Suprema de la Nación. La Corte puede llegar a terminar de resolver lo que este Congreso no se atrevió".

Y concluyó: "El 'no' está cantado, pero el futuro no les pertenece. Más temprano que tarde las mujeres van a tener la respuesta normativa que necesitan para salir de la brutalidad de la despenalización".

Fuente: Infobae