Miércoles 14.11.2018

declaraciones del secretario de estado

El Vaticano no relaciona los huesos hallados con Emanuela Orlandi

Pietro Parolin asegura que la Santa Sede informó a la Policía "simplemente por razones de transparencia" y para averiguar a quién pertenecen. La familia de la joven desaparecida hace 35 años pidió un ADN cuyos resultados se conocerán en estos días.
Comparte

El secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, ha asegurado este miércoles que la Santa Sede no relaciona el hallazgo de huesos humanos bajo la nunciatura de Roma y la desaparición de Emanuela Orlandi hace 35 años, uno de los grandes misterios de Italia y del Vaticano. 

"Por parte de la Santa Sede no se ha hecho ninguna conexión con Emanuela Orlandi", ha dicho el cardenal Parolin en declaraciones que publica la agencia de noticias de la Conferencia Episcopal italiana, SIR. 

El pasado 30 de octubre, el Vaticano comunicó que se habían encontrado huesos humanos bajo el suelo de un sótano de la nunciatura de la Santa Sede en Roma y que el hecho se había puesto en conocimiento de las autoridades italianas. 

La noticia disparó de inmediato la hipótesis de que se pudiera tratar de los huesos de Emanuela Orlandi, la hija de un empleado vaticano que desapareció en 1983 a los 16 años de edad en circunstancias que nunca se esclarecieron. 

La abogada de la familia Orlandi, Laura Sgro, contó a Efe el pasado lunes que ese día habían comenzado los exámenes de ADN y que el resultado se conocerá dentro de 7 ó 10 días. 

La abogada también comentó entonces que la familia quiere saber por qué se vincularon de inmediato estos huesos con el nombre de Emanuela Orlandi, cuando se trata "únicamente de unos 70 pequeños fragmentos óseos". 

Parolin afirmó que desconoce "quién ha relacionado este hallazgo con el caso Orlandi", pero dejó claro que no ha sido la Santa Sede. 

Argumentó que "simplemente por razones de transparencia, para que no se recrimine a la Santa Sede de que haya podido ocultar algo", el Vaticano comunicó la noticia a las autoridades italianas. 

"Las cosas se hacen con la mayor apertura y la mayor transparencia. Se encontraron unos restos óseos, queríamos saber exactamente qué se estaba haciendo, a quién pertenecían, y pedimos ayuda a Italia", dijo Parolin. 

"Esperamos las evaluaciones antes de hacer cualquier declaración. Hay que saber de qué se trata: si son huesos de hace 200 años es una cosa, si son huesos hace unos años es otra", añadió. 

Finalmente, subrayó que "siempre se ha hecho de todo para conocer la verdad" sobre la desaparición de Orlandi y lamentó el dolor de la familia. 

El martes, la Policía científica italiana encontró nuevos fragmentos óseos en el mismo lugar de la nunciatura de Roma y todo el material ha sido incluido en la investigación, según explicó entonces a Efe el perito forense Giovanni Arcudi. 

Ante la expectación suscitada por si los fragmentos óseos pueden ser de Orlandi, el experto insistió en que por el momento la investigación sigue abierta y no constan elementos que permitan una primera identificación de los restos. 

El caso Orlandi tiene muchos componentes de misterio y en la suerte de la muchacha se cruzan muchas teorías, que señalan a mafiosos, a la Iglesia e incluso al turco Ali Agca, que en 1981 atentó contra el Papa Juan Pablo II. 

El hallazgo de los huesos ha sacado a la luz este caso pero también el de Mirella Gregori, otra joven desaparecida en el mismo año de la que nunca más se tuvo noticias y que vivía con sus padres cerca de la actual nunciatura.


Fuente: EFE