el ex Gran Maestre de la Orden de Malta

El Vaticano pidió a Matthew Festing que renuncie a votar a su sucesor

El enviado papal le escribió una carta para recomendarle que cancele su viaje a Roma para las elecciones. Asegura que Francisco lo avala y que muchos caballeros opinan que su presencia reabriría viejas heridas y rompería la armonía recién recuperada.
Comparte

Para poder "pasar página" a la reciente crisis en la congregación, el Vaticano ha pedido al ex Gran Maestre de la Orden de Malta, Matthew Festing, que no participe en la elección de su sucesor. Así lo hizo saber en una carta enviada a Festing por el delegado pontificio de la Orden, Angelo Becciu, quien le pide al inglés que se ausente de las votaciones para no reabrir "viejas heridas" y para que las sesiones puedan transcurrir "en un ambiente de paz y armonía".

El próximo 29 de abril, unos sesenta votantes de todo el mundo estarán en Roma para elegir un nuevo Gran Maestre, después de que Festing asumiera sus responsabilidades por el escándalo que azotó a la Orden a principios de año y dimitiera de su cargo.

Según informa el National Catholic Register, entre ellos no estará este inglés de 67 años quien, junto con el cardenal Raymond Burke, conspiró para defenestrar al ya restituido Gran Canciller de la Orden, Albrecht Freiherr von Boeselager.

Esto es, si Festing decide hacer caso esta vez al Papa Francisco. Lo cual no está del todo claro, ya que Festing y Burke no sólo tergiversaron la voluntad del pontífice al presionar a von Boeselager para que renunciara. También, en una sedición inédita en la milenaria historia de la Orden, se enfrentaron abiertamente al Papa en repetidas ocasiones cuando este decidió establecer una comisión de investigación para esclarecer las circunstancias de la salida de Gran Canciller.

Y es que la petición de que Festing no esté en Roma para las votaciones cuenta con el total respaldo del Papa, según escribe Becciu. No solo eso, sino que es lo que le han pedido al delegado pontificio "muchos" de los caballeros y damas con los que ha estado en contacto.

Desde que fue nombrado a principios de febrero, señala Becciu, su prioridad "ha sido profundizar en mi conocimiento de la Orden, o bien a través de reuniones personales o bien a través de correspondencias". Ello le ha permitido, subraya, "apreciar tanto la vitalidad de la Orden como la complejidad de sus problemas".

La carta vuelve a dejar en evidencia que el cardenal Burke, el supuesto patrono de la congregación, ha sido definitivamente apartado de cualquier responsabilidad en su cúpula.

Las consecuencias de la escandalosa conducta de Burke y Festing, continúa Becciu, han sido las de "una cierta desorientación, acompañada por un sufrimiento profundo, debido a la reciente crisis". Sin embargo, y como continúa el prelado italiano, "uno puede percibir claramente" entre los caballeros "el deseo de pasar página, y de trabajar para reconciliar los diversos elementos y de iniciar una revisión de las Constituciones".

Con este fin, afirma el delegado pontificio, tanto el Papa como la Orden no quieren que Festing vaya a Roma para elegir a su sucesor. "Muchos han expresado su deseo de que usted no acuda a Roma para participar en las votaciones", escribe Becciu. "Su presencia reabriría viejas heridas, solo recientemente sanadas, e impediría que el evento transcurriera en un ambiente de paz y armonía recuperada", sentencia.

"Considerando todo lo anterior, y habiendo compartido la decisión con el Santo Padre, le pido, en mi calidad de Delegado Especial, que no esté presente en el Consejo de Estado y que renuncie a su viaje a Roma para esta ocasión", finaliza Becciu su carta a Festing."Se lo pido como un acto de obediencia, en el que sin duda reconocerá este sacrificio suyo como un gesto de donación para el bien de la Orden de Malta.”


Fuente: RD