Le señalan 7 casos entre 1985 y 1993

Entre Ríos: Comienza el juicio por abusos contra el cura Ilarraz

Las denuncias que recaen sobre el sacerdote, además de abuso, son por corrupción de niñas, niños y adolescentes cometidos entre 1985 y 1993, período en el que se desempeñaba como prefecto de disciplina del seminario arquidiocesano de Paraná.
Comparte

Pasaron 25 años de las primeras denuncias contra el sacerdote Justo José Ilarraz, quien finalmente hoy irá a juicio por la presunta comisión de abusos sexuales en la arquidiócesis de Paraná.

Son siete los denunciantes que iniciaron la causa por los abusos sexuales cometidos en Entre Ríos durante la década del 90. Al momento de los hechos tenían entre 10 y 14 años. Y fueron los abogados defensores del sacerdote quienes intentaron hacer que la causa prescribiera con un pedido presentado ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Las denuncias que recaen sobre Ilarraz son por abuso y corrupción de niñas, niños y adolescentes cometidos entre 1985 y 1993, período en el que el cura se desempeñaba como prefecto de disciplina del Seminario Arquidiocesano de Paraná.

Las primeras denuncias son de 1993. Ese año el entonces arzobispo de Paraná autorizó al Ilarraz a viajar a Roma. Según una carta del Vaticano de 1997, Ilarraz reconoció haber cometido abusos ante el Tribunal Eclesiástico.

En su confesión, el sacerdote aseguró haber tenido “relaciones amorosas y abusivas con seminaristas menores”. Sin embargo, la reacción de la Iglesia llegó 15 años más tarde que esa carta: los abusos del sacerdote fueron tapa de la revista Análisis en 2012, y fue recién en esa instancia que se le prohibió seguir al frente de las misas.

En ese momento el cura era párroco en Santiago del Estero, donde había sido enviado en 1995.

La semana pasada, el arzobispado de Paraná pidió perdón y lamentó “profundamente el dolor y el sufrimiento padecido por las víctimas, sus familiares y allegados”.

“El abuso sexual es un hecho aberrante que genera nuestro absoluto y total repudio. En tal sentido, rechazamos de manera terminante este delito cometido contra menores, el cual debe ser juzgado tanto por la justicia estatal como por la justicia canónica, en la búsqueda del completo conocimiento de la verdad y la aplicación de justicia”, resalta el comunicado.

En la causa, hay 75 testigos citados a declarar. Entre ellos, 24 sacerdotes, cuatroex sacerdotes y cuatro obispos: todos prestarán su testimonio por escrito.

Las testimoniales de las víctimas tendrán lugar hoy y mañana, a puertas cerradas. Serán ante un tribunal conformado por los jueces Alicia Vivian, Carolina Catagno y Gustavo Pimentel, que entre el 7 y el 8 de mayo escucharán los alegatos. En total, habrá trece audiencias judiciales.


Fuente: Clarín