Miércoles 21.02.2018

Ante la celebración de su festividad

¿Existió realmente san Valentín, el "patrono" de los enamorados?

Dicen que fue un cura romano que casaba soldados en secreto porque el emperador Claudio consideraba al matrimonio incompatible con la milicia. Y que al ser descubierto fue decapitado. Pero la Iglesia lo quitó del santoral en 1969 por falta de evidencias.
Comparte

La existencia de San Valentin es discutida. De hecho, en el Concilio Vaticano II (en 1969) la Iglesia Católica reorganizó el santoral y retiró la celebración de la fiesta de este santo. Aún así, todavía muchas personas siguen celebrando ese día el Día de San Valentín.

Es probable que San Valentín haya sido un médico romano que se hizo sacerdote cristiano y que casaba soldados a pesar de que estaba prohibido por el emperador Claudio “El Gótico”, quien consideraba el matrimonio algo incompatible con la carrera de las armas. En el año 270 después de Cristo, al descubrirse que Valentín casaba parejas en secreto, fue decapitado.

En su Historia de los Santos, Monseñor Paul Guerin, asegura que Valentín estuvo a punto de convertir a Claudio y que, incluso, realizó milagros:

“Valentín fue también capturado y lo decapitaron el 14 de febrero de 270, en la Vía Flaminiana, donde después el Papa Juan Primero hizo levantar una iglesia bajo su invocación. Se conservan la mayor parte de sus reliquias en la iglesia de Santa Praxedes”

La leyenda que cuenta Monseñor Paul Guerin se suma a muchas otras que conocemos de Valentín y que fueron creadas en la Edad Media en Francia e Inglaterra ya que en esa época se comenzó a asociar la celebración de este santo con el amor. La asociación llegó al grado de que se cree que es el santo del amor por ser asesinado al defender el matrimonio de los soldados y negarse a renunciar a su cristianismo. Otras leyendas cuentan que también es el santo del amor porque su celebración es cerca de los días en los que los pájaros comienzan a emparejarse.

Su celebración se borró del santoral ya que la Iglesia comenzó a tratar de quitar las celebraciones cuyos santos tuvieran un origen “legendario” (es decir, sin corroboración de su existencia histórica). Aún así, es un santo venerado por la Iglesia ortodoxa y por la Iglesia anglicana, así como por la Iglesia luterana.

Fuente: Televisa