Por allí saldrían 500.000 personas

Éxodo masivo en Mendoza para ver al Papa en vacaciones

La Aduana preparó un operativo especial en el cruce Cristo Redentor para que los vehículos pasen en tandas de a 300. El lunes hubo espera de hasta tres horas en la frontera. La mayoría de los peregrinos va por su cuenta o en grupos parroquiales.
Comparte

A sólo días de la llegada del Papa Francisco a Chile y con el aluvión de argentinos que eligen vacacionar del otro lado de la cordillera, crecen las expectativas turísticas. El Papa estará del 15 al 18 de enero en las ciudades de Santiago, Temuco e Iquique.

En el camino de alta montaña, en Mendoza, tienen listo un operativo de “encapsulamiento” de autos y colectivos, que viajarán en tandas de 300 vehículos, escoltados por móviles policiales. “A medida que crezca el flujo de viajeros, aplicaremos los cortes en la ruta y la salida en grupos. Esperamos medio millón de visitantes durante enero”, explicó el coordinador del cruce cordillerano por el gobierno de Mendoza, Néstor Majul.

Los días complicados para viajar a Chile por el paso Cristo Redentor-Los Libertadores serán del 12 al 18 de enero. El principal paso está habilitado las 24 horas. Aún así, ayer la espera en la frontera rondó las 2 a 3 horas. En parte porque el día inició con sólo 10 puestos aduaneros de los 18 habilitados, por problemas con las casillas exteriores dañadas por el viento.

En Santiago de Chile, la ocupación hotelera para los días de la visita papal ronda el 78%, en Temuco el 66% y en Iquique, el 63%, según la asociación gremial de Empresarios Hoteleros de Chile.

"Los niveles, sobre todo en Santiago, son auspiciosos. Muchas reservas se hacen más cerca de la fecha del evento y probablemente crecerán a medida que los propios hoteles hagan sus promociones", dijo Paulina Sierra, gerente de la entidad, que espera que el nivel llegue al 100%.

Las agencias de viajes argentinas vieron una oportunidad con la llegada del Papa a la región, a lo que sumaron el atractivo de las compras en Chile, considerada “la nueva Miami” por sus precios atractivos de productos de marcas internacionales, que ingresan libres de impuestos aduaneros. Sin embargo, parece que los miles de católicos que participarán de la visita prefieren hacerlo en autos particulares o en grupos parroquiales. La demanda de paquetes para la visita papal, por ahora, es baja en algunas agencias.


Fuente: Clarín