Miércoles 19.12.2018

el papa catequiza sobre el padrenuestro

"Jesús rezaba las oraciones que la mamá había enseñado”

El modo en que él oraba era misterioso e impactó a sus discípulos, afirmó Francisco. Tanto estaba su vida envuelta en oración, que sus últimas palabras en la cruz fueron salmos. "Señor, ¡enséñanos a orar!", clamó el Papa.
Comparte

Una voz se elevó en el Aula Pablo VI hacia el Padre: “Señor, ¡enséñanos a orar!” Fue la del Papa Francisco reunido con los peregrinos del mundo en la primera semana de Adviento, en el inicio de un nuevo ciclo de catequesis centrado en la oración del “Padrenuestro”. Tras la tradicional lectura del pasaje evangélico en los distintos idiomas, el pontífice comenzó su catequesis con la imagen de Jesús orante: “Jesús rezaba”, dijo.

«Los evangelios nos presentan a Jesús como un hombre que rezaba. Si bien experimentaba la urgencia de predicar y de salir al encuentro de la multitud, buscaba momentos de soledad para rezar».

Recorriendo el Evangelio de Marcos y la entrada de Jesús en Cafarnaún, cuando tras la puesta del sol multitudes de enfermos se acercaron al Maestro para ser sanados, Francisco subrayó que sin embargo, por la noche, el Señor se dedicaba a la oración: “Él – dijo el pontífice - se desvincula. No termina siendo rehén de las expectativas de quienes lo han elegido como líder, algo que constituye un peligro de los líderes. Y ¿por qué? Porque Jesús – dijo el Papa – no debe echar raíces, sino seguir siendo continuamente un peregrino por los caminos de Galilea. Y también, peregrino hacia el Padre, en camino de oración”.

En efecto, más adelante en su catequesis Francisco observó que en algunas páginas de la Escritura “parece que es ante todo la oración de Jesús, su intimidad con el Padre, la que lo gobierna todo”.

“Para él -continuó Francisco-, la oración era entrar en la intimidad con el Padre, que lo sostenía en su misión, como sucedió en Getsemaní, donde recibió la fuerza para emprender el camino de la cruz. Toda su vida estaba marcada por la oración, tanto privada como litúrgica de su pueblo. Esa actitud se ve también en sus últimas palabras en la cruz, que eran frases tomadas de los salmos”.

Los discípulos, añadió Francisco – “veían a Jesús rezar y tenían ganas de aprender cómo se hacía esto :Jesús rezaba como cualquier hombre, pero su modo de hacerlo estaba envuelto en el misterio. Esto impactó a sus discípulos y por eso le pidieron: 'Señor, enséñanos a rezar'. Jesús se convirtió así en maestro de oración para ellos, como quiere serlo también para nosotros».

Y una imagen hermosa inundó el Aula Nervi, cuanto el Papa recordó que también las últimas palabras de Jesús, antes de expirar en la cruz, fueron palabras de los salmos, de la oración de los judíos, y dijo: "Jesús rezaba con las oraciones que la mamá le había enseñado”.

El Papa agregó que “el primer paso para rezar es ser humilde”, pues “la oración humilde es escuchada por el Señor”.


Fuente: Vatican Media