Apuntó sobre todo al ministro de Salud

La Iglesia denunció que se falsearon cifras en las audiencias

Lo dijo el delegado del Episcopado para el diálogo con los legisladores, monseñor Bochatey. Fue en alusión a quienes dicen que el aborto es la primera causa de muerte materna. Y a que se practican 500 mil al año. Por Sergio Rubin.
Comparte

Sergio Rubin


El día en que una sesión en Diputados definirá voto a voto el proyecto de despenalización del aborto en Argentina, la Iglesia dijo que en las audiencias públicas organizadas por la misma cámara se mintió con estadísticas. Monseñor Alberto Bochatey, obispo auxiliar de La Plata y delegado episcopal para dialogar con los legisladores sobre el tema, apuntó contra el ministro de Salud y señaló que "el aborto es típicamente de clase burguesa". 


-¿Cómo evalúa las audiencias públicas?

-Es bueno que se haya podido hablar, si bien la ausencia a veces de muchos diputados. Fue una clara muestra de dos tipos de lenguaje. Por un lado, había una clara impronta testimonial, emocional, afectiva, empírica: esto sucede y hay que legalizarlo. Por otro lado, una formación más antropológica, más humanística, de valores, de por qué hay que respetar las dos vidas y buscar otras soluciones alternativas y no la de eliminar la vida de inocentes.

-Se habló de 500 mil abortos por año, de que estas intervenciones clandestinas son la primera causa de muerte materna…

-Eso fue lo que más me preocupó. Obviamente, defiendo las dos vidas y comprendo que puedan haber otras opiniones. Pero no se puede mentir. Me dolió muchísimo que personajes importantes por ideología o intereses determinados hayan engañado o malutilizado estadísticas y por lo que habrían sido reprobados en un examen de la facultad.  Lo de los 500 mil abortos es absolutamente indefendible. Significaría 57 abortos por hora los 365 días del año.

-¿Y con respecto a la primera causa de muerte materna?

El mismo ministerio de Salud nos dice claramente que las muertes por aborto son mucho menores. Las causas por muertes obstétricas son un 30 %; las indirectas, un 27 %, y las por aborto no llegan al 15 %. De todas las muertes producidas en las mujeres, por aborto un 0,8 %. Entonces, es una pena que se haya querido influir mintiendo o tergiversando la verdad por parte de aquellos que dicen que defienden las verdades empíricas.

-Lo curioso es que fue el propio ministro de Salud fue quien barajó estas cifras…

-A mí me desilusionó mucho  el hecho de que presentara unos estudios internacionales evitando aquellas estadísticas nacionales que no lo favorecían. Cuando se hace una cita de un trabajo científico no se puede parcializarlo.  Y él lo sabe muy bien, es un profesional, un hombre probo en el sentido de que no es un improvisado, cómo son las cosas. O sea, lo hizo con toda intencionalidad para engañar al pueblo y eso realmente dolió mucho.

-Los partidarios dicen que los ricos pueden abortar de un modo seguro y los pobres no…

-Eso forma parte de la hipocresía argentina. Venir a desayunarse ahora de que los pobres tiene peor salud que los ricos… Obvio que los pobres tienen peor salud que los ricos. ¿Qué hizo el Estado en todos estos años para dar mejor salud a los pobres? ¿O seguimos discriminando entre pobres y ricos?  Y después la estadísticas han demostrado que hay muchos menos abortos y afectación por abortos en las personas pobres que en las personas de clase media y alta. El aborto es típicamente de la clase burguesa.

-También afirman que la Iglesia le quiere imponer su criterio religioso a toda la sociedad…

-La Iglesia siempre le preguntó a la ciencia sobre los datos científicos y, sobre la realidad biológica, aplicó la realidad moral. Pero la realidad biológica la define la ciencia. Está bien que se quiera defender  una idea, pero sino defendemos la ciencia objetiva volvemos al oscurantismo medieval del que tanto nos acusan a nosotros. Ahora, resulta que los otros no quieren reconocer el dato científico embriológico. No hay un libro de embriología en el mundo que diga que cuando hay la unión de un óvulo y un espermatozoide y avanza no hay un embrión.

-Hay quienes dicen que ustedes han salido a presionar a los legisladores…

-Están mintiendo. Resulta que ahora que un ciudadano hable con su representante de su gobierno porque hay algo que le preocupa es presión. ¿O es que las que llevan el pañuelo verde no hablaron con ningún diputado? Por favor, ¡que no mientan! Por supuesto que hemos hablado. Somos ciudadanos, seremos católicos, pero somos ciudadanos argentinos y en la Argentina va a pasar algo que nosotros no queremos que pase y entonces hablamos con uno y con otro. Además, ¿podemos pensar que nuestros diputados se dejan presionar tan fácilmente por un monseñor o una señora católica? Si fuera lobby lo que estamos haciendo, nos está yendo como la mona porque cada vez que han aparecido proyectos así los han aprobado.

-¿Qué opina de la decisión del presidente Macri de desbloquear este debate?

-Que nos sorprendió. Que nunca había hablado del tema. El dará sus razones. A mí lo que me molesta ahora es que la Argentina, y sobre todo esta legislatura, pase a la historia como la primera legislatura en la historia argentina que en democracia promulgó una ley que implica la muerte de seres humanos.  No es moderno. Rompería su tradición humanista y de preservación de la vida. Sería muy triste.


Fuente: VR