Río Gallegos

La iglesia repudió las agresiones de dos funcionarios a cuatro mujeres

Tras difundirse un video donde se ve a dos jubiladas y a sus abogadas siendo agredidas por el presidente de la Caja de Previsión Social y su hermano, la iglesia pidió “una convivencia pacífica, libre de violencia física y psicológica”.
Comparte

La diócesis de Río Gallegos expresó su repudio por los actos de violencia denunciados por jubilados de la provincia de Santa Cruz, al advertir que “atentan contra la paz social”.

Asimismo, abogó “una vez más que se garantice el derecho a una convivencia pacífica, íntegra y libre de violencia física y psicológica, que prime el diálogo para poder encontrar una salida a la grave situación que viven los jubilados y los demás activos provinciales que no están cobrando su sueldo en los tiempos previstos por la ley”.

“Acompañamos como Iglesia todos los esfuerzos que se hagan para remediar esta situación y elevamos nuestra confiada oración a Dios para que nos conceda la gracia de encontrar los caminos de solución”, concluyó.

Texto del comunicado de la Diócesis de Río Gallegos
Habiendo tomado conocimiento de la denuncia realizada por jubiladas y abogadas letradas de los jubilados en la que declaran haber sufrido agresiones por parte del Presidente de la Caja de Previsión Social de la Provincia de Santa Cruz y de su hermano en la tarde del martes 16 de mayo en las cercanías del Parque Industrial al 700, ciudad de Río Gallegos, expresamos nuestro repudio a estos actos de violencia que atentan contra la convivencia social.

Pedimos una vez más que se garantice el derecho a una convivencia pacífica, integra y libre de violencia física y psicológica, que prime el diálogo para poder encontrar una salida a la grave situación que viven los jubilados y los demás activos provinciales que no están cobrando su sueldo en los tiempos previstos por la ley.

Acompañamos como Iglesia todos los esfuerzos que se hagan para remediar esta situación y elevamos nuestra confiada oración a Dios para que nos conceda la gracia de encontrar los caminos de solución.

Fuente: Aica