EN LA LEGISLATURA PORTEÑA

La promoción del diálogo entre los credos fue premiada

El Instituto de Diálogo Interreligioso reconoció a referentes de varios cultos, un académico, un periodista y una ONG.
Comparte

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires instituyó el 9 de agosto como el día del Diálogo Interreligioso y, en ese marco, en uno de sus salones, el Instituto de Diálogo Interreligioso (IDI), encabezado por el padre Guillermo Marcó, el rabino Daniel Goldman y el dirigente islámico Omar Abboud, reconoció días pasados a quienes contribuyeron el último año a la convivencia interconfesional.

Los premiados fueron el rabino Abraham Skorka, rector del Seminario Rabínico Latinoamericano Marshall Meyer y profesor honorario en la Universidad del Salvador; el presbítero Fernando Gianetti, consultor del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso; el pastor David Calvo, de la Iglesia Evangélica Luterana; el imán de los musulmanes en Argentina y sheij por la Universidad Al Azar, de El Cairo, Abdelnabi Eljefnaui; el periodista Sergio Rubín, editor de religión del diario Clarín y de Valores Religiosos, y el Comipaz, una entidad interreligiosa creada en Córdoba para compartir las diferentes tradiciones religiosas y fomentar la convivencia. En nombre de la institución lo recibió el rabino Marcelo Polacoff. También fue distinguido el profesor Ricardo Elía, doctor en Historia y secretario de cultura del Centro Islámico

Entre los asistentes al acto se contaron el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro; el vicepresidente primero de la Legislatura, Francisco Quintana, y referentes de diveros ámbitos. En el inicio del acto, Abboud afirmó que “el diálogo interreligioso es una faceta más identitaria” y que estos premios, “se basan en la cultura de la unidad y el encuentro entre diversos, lejos de cualquier fundamentalismo o terrorismo”.

Marcó rescató al cardenal Jean- Louis Taurán, quién anunció en 2013 que había un flamante Papa argentino y ocupó la titularidad del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. “Por eso las distinciones del IDI llevan su nombre, para que su memoria siempre quede entre nosotros”. A continuación Alfredo Abriani, secretario de Culto de la Nación, citó las palabras de Taurán: “Lo que nos está amenazando a todos nosotros no es el choque de civilizaciones, sino el choque de ignorancias y radicalismos. Conocerse es reconocerse”.

Goldman cerró el acto afirmando que “el diálogo no es patrimonio de una institución o religión, sino el reconocimiento del otro y explicó que hay tres estadíos: tolerar (desde el poder), coexistencia (estar juntos) y con- vivencia (vivir si los otros viven)”.