obispos lo evocan de cara a los refugiados

Lo que nadie dice de San Patricio: en Irlanda fue un inmigrante ilegal

Nació en Escocia en el 385, pero fue vendido como esclavo en Irlanda, donde aprendió a hablar el celta. Luego de escapar y ordenarse sacerdote en Roma, el Papa le encomendó evangelizar la isla. En medio de peligros, fundó numerosas iglesias y abadías.
Comparte


Los migrantes que en todo el mundo se ven obligados a huir de sus tierras y ponen en peligro su propia vida es el centro de la reflexión del mensaje que los obispos irlandeses difundieron con motivo de celebrarse el viernes 17 de marzo la fiesta de san Patricio, obispo y patrono de Irlanda.

Firmado por monseñor Eamon Martin, arzobispo de Armagh y primado de Irlanda, el mensaje de los prelados irlandeses recuerda que el mismo san Patricio, “nuestro apóstol nacional”, llegó a Irlanda como un migrante y seguidamente “extienden un saludo especial a los muchos inmigrantes que han construido su hogar en medio de nosotros conformando una nueva Irlanda. A todos ellos “bienvenidos”, subrayan los obispos al comienzo de su mensaje.

“Interpelados por la situación de miles de refugiados en todo el mundo, escribe el arzobispo, pensemos en Patricio como un refugiado olvidado, -como él mismo se llamó una vez a sí mismo-, esclavizado al exilio. Patricio el inmigrante ilegal”.

“Muchos de nuestros compatriotas –continúa el mensaje- están indocumentados en muchos países del mundo, y en algunos casos se sienten vulnerables y son tratados con desconfianza”

“Como pueblo irlandés, no podemos pensar en san Patricio sin reconocer los enormes desafíos humanitarios y pastorales que plantea el creciente número de personas que han tenido que abandonar su país o no tienen permisos legales de residencia en nuestro mundo. Esta es una situación trágicamente encarnada por la crisis de los refugiados aquí en Europa”, subrayan los prelados irlandeses.

“Por lo tanto, añaden, les pido que recen hoy por los refugiados y por todas las familias desplazadas y para fomentar, dondequiera que se encuentren, la hospitalidad y acogida por la que los irlandeses son famosos por todo el mundo”.

Monseñor Martin también dedicó su pensamiento a todas aquellas personas que están comprometidas y trabajan con este problema. “Cuando pensamos en el viaje lleno de peligros que muchos migrantes se ven obligados a hacer -se dice en el mensaje- no podemos olvidar también los que dedican su vida a la protección de la humanidad. Al respecto, saludo los enormes esfuerzos realizados por la Armada irlandesa, que rescató a miles de inmigrantes procedentes de la región mediterránea”, escribe el arzobispo de Armagh.

“Sólo mediante la relectura de la experiencia de vida de San Patricio se puede entender por qué el santo patrono de Irlanda estaba tan cerca de las personas más vulnerables y los que hoy son esclavos de “traficantes de personas”.

“Aliento a los irlandeses, concluye el arzobispo, a “seguir trabajando para poner fin a esta explotación que aún hoy ocurre”.

San Patricio, obispo y patrono de Irlanda

Nació en Escocia el año 385. A los 16 años fue secuestrado por unos piratas, llevado a Irlanda y vendido como esclavo a un sacerdote druida, con quien aprendió a hablar el celta. Tras varios años consiguió escapar. Peregrinó a Roma, donde fue ordenado sacerdote. El papa Celestino le confió la misión de evangelizar Irlanda, consagrándolo obispo y otorgándole poderes de Legado apostólico. Volvió a Irlanda, donde luego de grandes trabajos y peligros, sembró la isla de monasterios y logró la conversión de la que pronto fue llamada “isla de los santos”, cuando todo el norte de Europa aún permanecía pagano. San Patricio murió el año 461.


Fuente: AICA