Miércoles 28.06.2017

las creencias populares

Los siete mitos que rodean a la figura de San Patricio

¿El verde lo representa? ¿Y la cerveza? ¿Era irlandés?, son algunas ideas que se asocian al patrono de Irlanda.
Comparte

Cada 17 de marzo, cientos de ciudades alrededor del mundo se revolucionan. San Patricio, hace años, dejó de ser una celebración de propiedad exclusiva de Irlanda. La fiesta se adoptó como propia. Sus participantes beben hasta altas horas de la noche en un clima de jolgorio generalizado.

Más allá de su ligazón con la cerveza, en el imaginario colectivo están arraigadas diversas creencias que son falsas. Desde la identidad del propio santo, la simbología que lo caracteriza y la tradición misma de la celebración.

1. San Patricio no era irlandés

Aún es foco de discusiones, pero se sabe que Patrick no nació en Irlanda. Sus padres eran ciudadanos romanos que vivían en Inglaterra. En 383 después de Cristo, concibieron a su hijo en un punto indeterminado entre lo que hoy es Escocia y Gales. Por ese entonces, la mayoría de los romanos eran cristianos y la religión comenzaba a extenderse por toda Europa.

2. El color que lo identifica no es el verde

El color original con el que se asocia a San Patricio es azul más allá de su ligazón al verde. En varias obras de arte que representan al santo se lo muestra vestido con atuendos azules. A su vez, el rey Enrique VIII usó el arpa irlandés en oro sobre una bandera azul para representar al país. Se cree que el vínculo con el verde nace más adelante, gracias a los extensos campos fértiles producto de las lluvias abundantes que recibe el país.

3. El trébol no representa la fe, ni la esperanza, ni el amor

Pese a que muchos aseguran que el trébol tiene reminiscencias místicas vinculadas a la fe, la esperanza o el amor, en realidad fue utilizado por Patrick para enseñar el misterio de la Santísima Trinidad cristiana: Padre, Hijo y Espíritu Santo representados por cada hoja del trébol. Una metáfora de las tres personas divinas distinguidas pero unidas a la vez.

4. El trébol no es símbolo de Irlanda

Pese a que el trébol es un símbolo muy arraigado en la cultura popular de Irlanda, en realidad no es el signo que los representa. Desde la época medieval, el arpa logró tal estatus por su aparición en banderas y escudos armamentísticos. El instrumento simbolizaba la larga lucha del pueblo contra el gobierno británico por su libertad. Cuando Irlanda se convirtió en un país independiente en 1922, adoptó el arpa como su insignia nacional.



5. La leyenda de que expulsó todas las serpientes de Irlanda es falsa

Según la leyenda, San Patricio condujo todas las serpientes -o en algunas traducciones, "sapos"- fuera de Irlanda. En los hechos, tal epopeya nunca pudo haber sucedido porque las serpientes no existieron en Irlanda. Su clima, demasiado frío, vuelve imposible su presencia. A pesar de ello, algunos estudiosos sugieren que el término "serpientes" puede ser figurativo y referirse a creencias y prácticas religiosas paganas que erradicó, en lugar de reptiles o anfibios.

6. En San Patricio no se tomaba alcohol hasta 1970

Resulta imposible imaginar a San Patricio sin cerveza. Sin embargo, una ley irlandesa declaró en 1903 al 17 de marzo como una fiesta religiosa en todo el país. Por lo cual, todos los pubs cerraban ese día y no había cerveza, ni excesos, ni escenas desopilantes en las calles. La ley se anuló en 1970. San Patricio fue reclasificada como una fiesta nacional y, en ese momento, el alcohol regresó a la festividad.

7. San Patricio habría tenido una esposa

En las últimas horas, Shane Lehane, un folclorista de la University College Cork reveló que, según las revistas y los artículos de periódicos irlandeses de los siglos XVIII y XIX, San Patricio se habría casado con Sheelah. Incluso, las celebraciones del 17 de marzo fueron extendidas por otras veinticuatro horas para conmemorar su vida.

"Encontré numerosas referencias de que Sheelah era la esposa de Patrick. El hecho de que tengamos a Patrick y Sheelah juntos no debería ser ninguna sorpresa. Porque esa dualidad, esa unión del macho y la hembra, es una de las imágenes más fuertes que tenemos en nuestra mitología", señaló Lehane.


Fuente: Infobae