EN FRANCIA

A los 110 años murió la religiosa más anciana del mundo

Marie-Bernardette vivió dos guerras mundiales y conoció a diez papas. Cuando la edad le imposibilitó hacer las tareas de la casa fabricó rosarios, y cuando se le dificultó, se dedicó a rezarlos. Pasó 89 años de su vida consagrada a Dios.
Comparte

El lunes 13 de febrero, en el Convento de Santo Domingo de Dax, cerca de Bayona, Francia, murió, a los 110 años, la hermana Marie-Bernardette, la religiosa más anciana de Francia y tal vez del mundo. Fue religiosa durante nada menos que 89 años, vivió dos guerras mundiales y conoció a diez papas. “Cuando ya no pudo hacerse cargo de las tareas de la casa, fabricaba rosarios. Y como ya no puede hacerlos, lo reza todo el día”, afirmaba la hermana superiora del convento el año pasado.

Grâcieuse, su nombre de pila, nació el 5 de enero de 1907, en Orsanco, un pueblecito de apenas cien habitantes en el País Vasco francés. Sus padres tuvieron 12 hijos, de los cuales cuatro mujeres fueron religiosas.

Pasó 46 años en el convento de Mauéon-Licharre, donde pronunció los votos perpetuos. Allí, se encargó del jardín, la enfermería, la lavandería y la cocina. Cuando esa casa se cerró pasó al Convento de Dax, donde estuvo los últimos 40 años.

El año pasado, el periódico católico francés La Croix (La Cruz) hizo un reportaje sobre ella. En él, la priora del monasterio, sor Véronique, explica cómo la edad fue cambiando las tareas de sor Marie-Bernadette, que entonces todavía conservaba la cabeza clara: “Cuando ya no pudo hacerse cargo de las tareas de la casa, fabricaba rosarios. Y como ya no puede hacerlos, lo reza todo el día”, en francés, latín y vasco. “Reza mucho por el Papa, por las vocaciones y por nuestra Orden”. “Dios es lo esencial”, solía decir.

La hermana Marie-Bernadette fue la religiosa con más años consagrada a Dios, en edad fue superado en pocos meses por la Hermana María de la Visitación del departamento de Maine et Loire, de la Congregación de Hermanas de Torfou, que falleció a principios de febrero a los 110 años y que cumpliría los 111 el 30 de junio. También hija de una familia de agricultores de seis hijos de la región de la Vendée

El funeral de la hermana Marie Bernadette tuvo lugar el miércoles 15 de febrero en la capilla del monasterio de Dax. Cuatro días antes, el sábado 11 de febrero, se celebró el funeral de la hermana María de la Visitación en la capilla de la Congregación de Torfou.

Tras la muerte de Marie Bernadette, el honor de ser la religiosa más anciana del mundo pasa a la religiosa italiana Cándida Bellotti, de la congregación de las Camilas, quien el próximo 20 de febrero cumplirá 110 años, de los cuales pasó 84 consagrada a Dios.

Fuente: Aica