ante la rigidez de las partes

Nicaragua: la Iglesia suspende el diálogo por falta de consenso

La Conferencia Episcopal, que iba a ser mediadora en las conversaciones del Gobierno con opositores, dio por levantada la mesa después de que en una sesión de siete horas no lograran ceder en el bloqueo de las rutas ni avanzar en la democratización.
Comparte

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) suspendió el diálogo entre el gobierno y los estudiantes, la sociedad civil y el sector privado, ante la falta de consenso en la agenda de trabajo, con el que se buscaba poner fin a la crisis política y donde se pedía adelantar las elecciones para buscar una salida a la crisis política y social.

"Dado que hoy no hay consenso entre las partes, en la CEN lamentamos vernos obligados a suspender la mesa plenaria del diálogo nacional", informó la jerarquía eclesiástica en un comunicado tras ocho horas de infructuosa reunión en Managua.

La decisión de la Iglesia se produjo después de que en la tercera sesión del diálogo, y tras más de 7 horas de debate, los interlocutores fueran incapaces de profundizar ni en la democratización planteada por todos los sectores menos el Gobierno, ni en la desinstalación de los bloqueos en las carreteras, la gran preocupación del Ejecutivo por sus graves consecuencias económicas y sociales.

Los religiosos, que actúan como mediadores en las negociaciones, propusieron crear una comisión mixta de seis personas, tres por cada parte, para que busquen un consenso que permita reanudar las pláticas, no sin antes recordar que "de ellas depende la paz y la vida de muchos nicaragüenses".

El obispo Silvio Báez, en tanto, agregó que mientras el Gobierno de Nicaragua no cambie de postura y vea la democratización como un "intento de golpe de Estado" no será posible reactivar la mesa de diálogo nacional para superar la crisis sociopolítica. 

"Mientras la ruta constitucional y pacífica hacia la democratización de Nicaragua sea vista por el Gobierno como golpe de estado y ni siquiera deseen hablar de ello, será imposible algún diálogo para poder superar la crisis política que sufre el país", indicó el líder religioso en Twitter. 

El prelado defendió a la Conferencia Episcopal de Nicaragua en su papel de mediadores y testigos, y agradeció la confianza de los nicaragüenses con un mensaje en pasado y con sabor a despedida poco esperanzador para el futuro del diálogo. 

"Los Obispos de Nicaragua aceptamos con fe en Dios ser mediadores en el Diálogo Nacional, dimos de corazón capacidad y tiempo para llevarlo adelante, arriesgamos hasta la vida, fuimos transparentes con el pueblo y actuamos con gran amor al país. ¡Gracias a todos por su confianza!", señaló Báez. 

Previamente el Gobierno de Nicaragua denunció un intento de "golpe de Estado" en la mesa de diálogo nacional, después de que se planteara una reforma constitucional y el adelanto de las elecciones para el primer trimestre de 2019. 

Nicaragua cumple 37 días de una crisis que se ha cobrado al menos 76 muertos y 868 heridos, según cifras de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Fuente: Agencias