alertó a los católicos de misa dominical

No pagar a los trabajadores es pecado mortal, dice el Papa

Reiteró su enérgica condena a la explotación, sea por trabajo en negro, por negar vacaciones o por hacer descuentos. Cargó contra quienes crean desempleo para salvar los grandes capitales. Y advirtió a los ricos: el dinero esclaviza.
Comparte

El Papa Francisco dedicó la misa matutina en la Casa de Santa Marta al peligro de las riquezas y advirtió sobre el riesgo de que "para salvar a los grandes capitales se deje a la gente sin trabajo".

"Va contra el segundo mandamiento", agregó Francisco, observando: "Cuidado ustedes que explotan a la gente, que explotan el trabajo, que pagan en negro, que no pagan la contribución para la jubilación, que no dan vacaciones".

"Hacer 'descuentos', hacer fraude sobre lo que se debe pagar, sobre el suelo, es pecado", insistió el pontífice, subrayando que "esta injusticia es pecado mortal".

Partiendo de la Primera Lectura, tomada de la carta de Santiago Apóstol donde se evidencia que las protestas por los salarios no pagados a los trabajadores llegan a los oídos del Señor, el Papa repitió lo dicho por el apóstol a los ricos, no usando "medias palabras", diciendo las cosas "con fuerza".

Evoca en efecto riquezas "podridas". Y Jesús no había dicho menos: "Cuidado ustedes los ricos", en la primera invectiva tras las Bienaventuranzas en la versión de Lucas.

"Si uno hiciera una prédica así, en los diarios, al día siguiente: 'Ese cura es comunista'. Pero la pobreza está en el centro del Evangelio", comentó Francisco.

El Papa impulsó a reflexionar el porqué de una "prédica tan dura". La razón es que "las riquezas son una 'idolatría', son capaces de de seducción".Jesús mismo -explicó- dice que "no se puede servir a dos señores: o sirves a Dios o sirves a las riquezas".

Luego observó que las riquezas van "contra el segundo mandamiento porque destruyen las relación armoniosa entre los hombres", "arruinan la vida", "arruinan el alma".

Las riquezas -reiteró- "nos sacan de la armonía con los hermanos, del amor al prójimo, nos hacen egoístas. Santiago reclama el salario de los trabajadores que trabajaron las tierras de los ricos y no fueron pagados: alguno podrá confundir al apóstol Santiago con un 'sindicalista'".Y sin embargo es el apóstol "que habla bajo la inspiración del Espíritu Santo".

"¿No pagas? Esta injusticia es pecado mortal. No estás en gracia de Dios. No lo digo yo, lo dice Jesús, lo dice el apóstol Santiago. Por eso las riquezas te alejan del segundo mandamiento, del amor al prójimo".

Las riquezas tienen una capacidad tal de volvernos "esclavos". Y Francisco exhortó a "hacer un poco más de plegaria y un poco más de penitencia".

"No eres libre frente a las riquezas, debes tomar distancia y rezar al Señor. Si el Señor te ha dado riqueza es para darla a los otros, para hacer en su nombre muchas cosas buenas para los demás. Pero las riquezas tienen esta capacidad de seducir en nosotros y en esta seducción caemos, somos esclavos de la riqueza", concluyó.


Fuente: ANSA