Miércoles 14.11.2018

EN EL MURO QUE SEPARA A LOS DOS PAÍSES

Obispos de México y EE.UU. celebran misa por los migrantes

Rezan por los que murieron o desaparecieron en el intento por cruzar la frontera, las familias separadas y la marea humana que se moviliza desde Centroamérica. "Los problemas de migración deben resolverse a través del diálogo, nunca con muros", recuerdan.
Comparte

Obispos mexicanos y estadounidenses celebraron misa frente al muro de acero construido entre Ciudad Juárez, Chihuahua y Sunland Park, en la frontera con el Estado de Nuevo México, en la que pidieron por los migrantes que han muerto o desaparecido a lo largo de la frontera entre ambos países, por las las familias separadas y por aquellos que están viajando desde Centroamérica en busca del llamado “sueño americano”.

“Deploramos – afirmó el Obispo de Ciudad Juárez, Mons. José Guadalupe Torres Campos, durante la celebración Eucarística – el sufrimiento de nuestros hermanos y hermanas migrantes y refugiados en América Latina y en el mundo: los que nunca han regresado a sus hogares, los que murieron antes de llegar a su destino. Ha llegado el momento de proclamar la justicia para que cada hombre, mujer y niño tenga la libertad de emigrar según sus necesidades para mejorar su vida y dar su contribución a la sociedad”.

Al final de la celebración, tanto el prelado mexicano como el obispo de El Paso, Mons. Mark Joseph Seintz, subrayaron que “los problemas de la migración deben ser resueltos a través del diálogo, nunca con violencia, con piedras, armas o muros”.

La misa fronteriza, que el año pasado se celebró en Río Grande, entre Ciudad Juárez y El Paso, esta vez se ha realizado en la zona de Anapra, porque la construcción de una segunda fase de la muralla, cerca del río, impidió su desarrollo.

Desde hace diez días, en Ciudad Juárez, decenas de familias migrantes de Cuba, Guatemala, Honduras y México duermen en la frontera con los Estados Unidos en espera de obtener asilo político.

Fuente: Vatican News