Miércoles 14.11.2018

ANTE FUNCIONARIOS JUDICIALES

Ojea instó a jueces a un “combate continuo” contra la corrupción

El presidente del Episcopado reclamó la “mayor severidad” en las causas que provoquen daños sociales graves, cuando está en curso una investigación por los cuadernos de las coimas, en la que Cristina Kirchner aparece entre los acusados.
Comparte

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea, recordó a jueces, fiscales y funcionarios judiciales que “el principal combate es contra la corrupción”, cuando está en curso una investigación por los “cuadernos de las coimas, en la que la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner es una de las principales acusadas.

El prelado disertó sobre "Compromiso cristiano y función judicial" en el marco de un encuentro de espiritualidad y reflexión para magistrados y funcionarios del Poder Judicial y el Ministerio Público que se realizó el 6 de septiembre en la sede episcopal del barrio porteño de Retiro.

Del encuentro, promovido por la Comisión de Justicia y Paz de la CEA, participaron unas 40 personas, entre jueces y funcionarios judiciales.

En su exposición, monseñor Ojea se refirió también a la relación entre “justicia y misericordia” y advirtió sobre la grave situación en el sistema carcelario argentino.

“Las formas de corrupción que hay que perseguir con la mayor severidad son las que causan graves daños sociales”, sostuvo citando al papa Francisco y sin referirse a ningún caso puntual.

“El servicio a la justicia exige librar un combate continuo sabiendo que no nos faltará nunca la ayuda del Señor para sembrar el bien más allá de todos los cansancios, de los desánimos y de haber sentido muchas veces impotencia por cosas que no podemos resolver en forma directa”, agregó.

Al referirse a la crisis del sistema carcelario, el obispo planteó: “La injusticia tiene que ver no sólo con la exclusión sino con un modelo social que hoy no solamente excluye, sino que produce la cultura del descarte”.

“Un ejemplo claro de esto es la situación que estoy tratando de describir de una cárcel de la Provincia de Buenos Aires”, subrayó, y añadió: “En la cárcel están los más pobres. La mayoría de la población carcelaria está constituida por jóvenes adictos”.

Monseñor Ojea instó a “pensar una justicia cercana a las problemáticas cotidianas no significa parcialidad ni subjetivismo, necesitamos una justicia cercana en el lenguaje y en la comprensión social de los más pobres, una justicia que no esté alejada de la gente”.

“Tenemos que lograr una justicia que asuma las heridas de nuestra sociedad; que genere confianza y empatía; que dialogue; que no se esconda detrás de un escritorio lleno de expedientes; que cuide la fragilidad de la sociedad; que se haga cargo de los excluidos como primera gran injusticia; que se aleje de la dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja como última medida sólo el propio yo y sus antojos”, concluyó.

Texto de la exposición: http://www.episcopado.org/contenidos.php?id=1791&tipo=unica

Fuente: VR y CEA