Piden que Washington se abstenga de mediar

Palestina: la declaración de EE.UU. destruye solución de dos estados

Lo dijo el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina, Saeb Erekat, quien consideró que la medida unilateral "prejuzga, dicta y cierra puertas para las negociaciones" y corre a ese país de la escena, como posible mediador.
Comparte

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, dijo que el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, "destruye cualquier oportunidad para la solución de los dos estados".

"Desafortunadamente el presidente Trump acaba de destruir cualquier posibilidad de dos estados" declaró ante un grupo de periodistas en su casa de Jericó, claramente apesadumbrado y con la voz entrecortada.

"Ha tomado una acción para reconocer a Jerusalén como capital de Israel. Esto es una contradicción total de los acuerdos firmados entre palestinos e israelíes. El artículo 7 del Acuerdo Interino especifica que ningún estado debe tomar acciones que prejuzguen o predeterminen los asuntos relativos al status final, incluido Jerusalén", añadió.

La decisión anunciada hoy, afirmó Erekat, "prejuzga, dicta y cierra puertas para las negociaciones".

"El presidente Trump hoy ha descalificado a los Estados Unidos de América para jugar cualquier papel en cualquier proceso de paz", sentenció el vocero político.

Trump señaló que su país reconoce Jerusalén como capital de Israel y que ha dado instrucciones al Departamento de Estado para que comience a planificar la construcción de un edificio para trasladar la embajada que actualmente tiene en Tel Aviv, como el resto de países que retiraron sus embajadas de la Ciudad Santa.

A pesar de que el presidente estadounidense señaló que su decisión no define las futuras fronteras de la ciudad y apoyó la solución de dos estados si israelíes y palestinos la acuerdan, la medida es vista por estos últimos como un reconocimiento de la soberanía israelí sobre la parte oriental de la ciudad, ocupada desde 1967 y que reclaman como capital de su futuro estado.


Fuente: EFE