cambio climático

Parolin habló de "cuestión moral" en la Conferencia del Clima COP24

"No es una cuestión sólo técnica", pronunció el secretario de Estado vaticano en la cumbre sobre el clima que se realiza en Katowice, Polonia. El cardenal recordó que la lucha contra el calentamiento global va unida a la disminución de la pobreza.
Comparte

«El cambio climático también es una cuestión moral y no solo técnica». Lo afirmó el cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, enviado del Papa Francisco a la conferencia Cop24, que comenzó este lunes en la ciudad polaca de Katowice, con el objetivo de desarrollar un programa de trabajo sobre el Acuerdo de París de 2015 y formular líneas guía, reglas y mecanismos institucionales que faciliten la implementación de ese acuerdo sobre el clima.

Según la Santa Sede, el programa de la lucha contra el calentamiento global debe tener «fundamentos éticos» y cumplir tres objetivos: insistir en y respetar la dignidad humana, disminuir y eliminar la pobreza y atenuar el cambio climático responsablemente, recordó el cardenal Parolin. Todavía es posible «limitar» el calentamiento global, afirmó, pero es necesario hacerlo con una «clara, clarividente y fuerte voluntad política» que promueva lo más rápidamente posible el proceso de transición hacia un modelo de desarrollo libre de tecnologías y comportamientos que influyan en la sobreproducción de gases de efecto invernadero.

«Para que los problemas del clima sean éticos» es necesario que además de los Estados otros «actores ofrezcan un impacto», subrayó el purpurado. «No tenemos alternativas: debemos comprometernos para poder trabajar a favor de la construcción de una casa común».

En su discurso, Parolin recordó los pasos que hay que dar para llegar a estos objetivos, es decir: la promoción de modelos de consumo y producción sostenibles, el refuerzo de la prevención de la especulación y de la corrupción, la plena y efectiva participación de las poblaciones locales, incluidas las poblaciones indígenas, en los procesos para tomar decisiones y ejecutivos.

Además, añadió, una correcta implementación del Acuerdo de París será eficiente en la medida en la que se ofrezcan mayores oportunidades de trabajo y más adecuadas, teniendo presentes el respeto de los derechos humanos, la protección social y la erradicación de la pobreza, con particular atención por las personas más vulnerables ante el cambio climático.

Esta transición exige «formación, educación y solidaridad», dijo el cardenal, que espera una acción rápida, en un contexto de ética, equidad y justicia social, además de decisiones «justas y a largo plazo» que orienten inversiones financieras y económicas hacia sectores que incidan realmente en el futuro de la humanidad.


Fuente: Vatican Insider