MISA DE CIERRE DE LA PEREGRINACIÓN A LUJÁN

Poli pidió "no ser indiferentes" ante tantos argentinos que sufren

En medio de la crisis económica y el aumento de la pobreza, el arzobispo de Buenos Aires hizo la solicitud por los que "no tienen pan, no tienen trabajo, no tienen techo, no tienen paz". Y señaló que "necesitamos reconocer como hermano a cada persona".
Comparte

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, exhortó este domingo a “no ser indiferentes” ante la situación de muchos argentinos que “no tienen pan, no tienen trabajo, no tienen techo, no tienen paz” y consideró que en la actual situación social del país “necesitamos reconocer como hermano a cada persona”.

El primado argentino hizo estas afirmaciones al presidir la misa central de la 44 edición de la peregrinación juvenil a pie a Luján, que -como es característico desde que comenzó a realizarse, en 1975- movilizó este fin de semana a cientos de miles de personas bajo el lema “Madre, danos fuerza para unirnos como hermanos”.

"La Virgen reconoce cada promesa. En esta larga y sacrificada jornada pidamos juntos a la madre que nos dé nuevos ojos para reconocer a cada persona como a mi hermano y hermana. Esta es la Argentina que queremos, y no claudicamos. Madre, danos fuerza para unirnos como hermanos", sostuvo.

En medio de la crisis económica y al aumento de pobreza, Poli dijo que si la Virgen movilizó a los peregrinos hacia la Basílica de Luján es porque los "quiere mucho".

"Nadie vino a hacer una maratón, lo sabemos. Todas las peregrinaciones que llegan hasta el santuario son un acto de amor a la Virgen. A los peregrinos los mueve la fe y la esperanza en Dios", afirmó.

El cardenal Poli recordó que la Virgen "siempre escucha" a los fieles y que vuelve hacia ellos "sus ojos misericordiosos".

"Ella es la que proclama que Dios es poderoso y santo, y su misericordia llega a nosotros de generación en generación. Ella conoce las angustias y necesidades de nuestro pueblo, sabe de pruebas y nos amina a tender los brazos fraternos de la solidaridad", subrayó.

El primado argentino destacó que la Virgen enseña a "no ser indiferentes", y afirmó: "Ella se la pasa diciendo en el cielo: 'hijo, no tienen pan, no tienen trabajo, no tienen techo, no tienen paz'. El corazón de la madre se enciende de ternura para exhortarnos a reconocernos como hermanos".

A las 6.36 llegó a Luján la “imagen cabecera” de la Virgen llevada por el grupo de peregrinos que salió el sábado al mediodía del santuario de San Cayetano de Liniers.

A lo largo del camino, los peregrinos rezaron a cada hora un Avemaría por la Patria, oración que fue coordinada a través de las redes sociales por la Comisión Arquidiocesana de Piedad Popular.

Uno de los momentos culminantes de la peregrinación se produjo a la hora cero de este domingo, cuando los peregrinos encendieron una vela “para iluminar el camino de la hermandad de los argentinos".

La peregrinación se vivió en las redes sociales, donde los jóvenes dejaban las sensaciones que tenían tras haber caminando 60 kilómetros para pedirle y agradecerle a la Virgen patrona de los argentinos.

Fuente: VR y agencias